Staff5 News

En Staff5 te mantenemos informado sobre las noticias de economía y actualidad empresarial

Evolución del virus SARS-CoV-2

El virus SARS-CoV-2 provoca infecciones de tipo respiratorio e intestinal en humanos y animales. El coronavirus emplea enzimas convertidoras de angiotensina como receptor, infectando las células bronquiales epiteliales ciliadas y los neumocitos tipo 2 (que se encuentran en el alvéolo y producen surfactante), tal como se ha visto en sitio relacionado.

Se cree (aunque no se conoce con exactitud) que este virus tiene su origen en murciélagos. En 2002, se dio un brote de SARS (severe acute respiratory syndrome), una forma complicada de neumonía que está caracterizada por un daño alveolar difuso y por progresar a un complejo caso de estrés respiratorio agudo (acute respiratory distress).

En 2003, otro brote se dio en el mismo lugar: la provincia de Guangdong, China. Antes de ello, la mayoría de coronavirus conocidos causaban, ante todo, patologías estomacales de poco grado en personas inmunocompetentes, aclara Doctoralia.

Coronavirinae: virus SARS-CoV-2 familia

Este virus coronavirus proviene de la subfamilia Coronavirinae, de la familia Coronaviridae, donde pueden encontrarse también los alpha, beta, gamma y delta coronavirus. El alphacoronavirus y el betacoronavirus infectan a los animales y causan enfermedades respiratorias, además de gastroenteritis en animales. Los dos virus patogénicos más conocidos, SARS-CoV y MERS-Cov, causan síndromes respiratorios severos en humanos.

La historia del virus SARS-CoV-2

Una vez que el agente causal del SARS fue identificado, los anticuerpos fueron encontrados en aquellos individuos que trabajan en granjas. Por lo general, estos manipulan animales o se hallaban en mercados, por lo que se halló que, al inicio de la epidemia, la mayoría de los pacientes tenían exposición a animales, explica Doctoralia.

Descubrimientos hallados por investigaciones que se remontan al 2005 sugirieron que el murciélago puede ser un huésped natural y que aquellos animales afectados eran infectados por otros animales. Seguidamente, varios coronavirus relacionados filogenéticamente al SARS-CoV fueron descubiertos en murciélagos.

Doctoralia expone que se cree que el SARS-CoV emergió a través de recombinaciones del SARSr-CoVs de murciélagos en cuevas aún no identificadas. Debido a que no hubo casos de SARS en Yunnan, durante el brote de SARS, se cree que el progenitor directo del SARS-CoV fue producido por una recombinación entre murciélagos.

Esta recombinación fue transmitida a las granjas gracias a la transmisión fecal-oral. Cuando las algalias infectadas fueron transportadas al mercado de Guangdong, el virus se propagó en el mercado y adquirió progresivamente las mutaciones.

A finales de 2019, el virus SARS-CoV-2 fue detectado en Wuhan, China. Los científicos del país creían que se trataba de una nueva cepa de coronavirus, con mutaciones genéticas que fueron evaluadas en los meses posteriores, a raíz de la alarma de pandemia. Al inicio fue denominado 2019-nCoV.

El 11 de enero de 2020 China dio anuncio de su primer fallecimiento por la contracción del coronavirus y fue a partir de ello que se dio a conocer el coronavirus a nivel mundial.

La mutación del virus

El virus SARS-CoV-2, como cualquier otro virus, realiza copias sobre sí mismo. Esta es la replicación fisiológica por la que los virus ejecutan modificaciones o cambios dentro de las copias. Los virus proclives a circular por grandes sectores durante una cantidad determinada de tiempo son más susceptibles a estas mutaciones, informa Doctoralia.

Estas configuraciones pueden traer consigo cambios en las características del virus. Puede modificar sus factores de transmisibilidad (haciéndolo más fácil de contagiar o modificando sus formas) o la gravedad en la que la patogenia se manifiesta en el ser humano (de una patología de poca trascendencia a una que puede tener secuelas).

Coronavirus en el mundo: se declara la pandemia

La OMS (Organización Mundial de la Salud) manifestó que la propagación del COVID-19, causante del SARS-CoV-2, podía considerarse como pandemia. Eso se debió a su alta multiplicación a nivel internacional y a los niveles de propagación rápidamente triplicados, explica Doctoralia.

Los pacientes asintomáticos son una de las grandes preocupaciones de la pandemia. Suponen una inquietud para las autoridades sanitarias, ya que tienen capacidad de infección, pero no se aíslan porque no se manifiestan los síntomas.