Una pantalla plegable para tu móvil

En Kickstarter podemos encontrar todo tipo de proyectos rocambolescos, aunque la utilidad en muchas ocasiones no llega a las expectativas y otras quedan como una absoluta incógnita

0
13 views
Esta pantalla tiene el tamaño de un libro que puedes llevar en tu mochila y desplegarla como un paraguas para usarla con tu móvil o con tu portátil

Así de sencillo. Todos hemos visto algún tipo de pantalla para poder ver lo que aparece en el móvil en un elemento externo, pero siempre eran más bien aparatosas o demasiado pequeñas o tenían alguna pega. Y ahora, gracias a Kickstarter una vez más, podemos tener un invento que, al menos, es distinto.

Es cierto que los smartphones no tienen un tamaño que invite a ver películas. Sin embargo no es menos cierto que mucha gente lo usa más que el ordenador, por ejemplo. O al menos lo tiene más a mano. Para ellos está este invento, surgido de las entrañas de la web de crowdfunding.

En esta ocasión la pantalla que se nos ofrece no es un aparato grande, sólido ni pesado. Ni siquiera está construido en un exótico material nuevo. Usa una sencilla dinámica de miniproyectores para proporcionar al usuario una práctica segunda pantalla.

La pantalla que te llevas en la mochila

La Spontaneous Pop-Up Display (abreviado SPUD) es un pantalla de 24 pulgadas que se pliega hasta ocupar lo mismo que un pequeño libro. Un libro de un kilo de peso, eso sí. Se desenrolla fácilmente como un paraguas cuando se necesita, casi sin arrugarse según sus creadores.

Esta pantalla da una resolución de 1280×720, que no está nada mal, y cuenta con una batería que dura entre 3 y 6 horas. Cuenta además con unos altavoces incorporados.

Se conecta bien por adaptador inalámbrico o por HDMI (se conecta también a portátiles gracias a esto). Es compatible con teléfonos de Android y de iOS, al igual que con cualquiera de sus tablets.

Por supuesto, nada reemplaza a una buena pantalla de las de siempre, pero no es mala alternativa. No es por supuesto la solución para diseñadores gráficos que necesitan una definición máxima, pero para un usuario estándar debería bastar.

Y como colofón, cabe decir que ya ha superado con creces su objetivo en Kickstarter: lleva 159.000 dólares de los 33.000 que pedían. ¿El precio? A lo mejor un poco demasiado, está establecido en 349$ y llegaría en junio. ¿Mucho? Bueno, pero la comodidad de llevar una pantalla en un largo viaje de tren como si fuera un libro seguramente compense.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta