Una emprendedora quiere sacar a los sin techo de la calle

Gracias al arte la vida de un grupo de vagabundos ha cambiado por completo ¿Quieres saber cual es la iniciativa que ha hecho posible esto?

0
13 views
Sacar Sin Techo Calle

Liz Powers es la “madre” de esta idea. A los 18 años estuvo como voluntaria en un albergue dando el desayuno a los sin techo de su ciudad. 10 años después sigue colaborando con ellos pero de otra manera. Su objetivo es ayudarles a conseguir ingresos para que puedan salir de la calle. ¿Y de dónde quiere sacar ese dinero? Del arte.

El arte se esconde donde menos te lo esperas

Liz estuvo trabajando con grupos de arte en un área de Boston donde había varios albergues. Fue entonces cuando se dio cuenta de que alguno de los sin techo con los que trataba eran verdaderos artistas y que muchas de sus piezas eran vendibles. Fue entonces cuando ella y su hermano consiguieron recaudar 4000 dólares de sus ahorros y crearon ArtLifting.

El concepto es simple. Los grupos de arte que se llevan a cabo en hospitales o albergues envían a ArtLifting las obras de arte que tienen potencial de venta. Una vez que la empresa da el visto bueno, las piezas de los sin techo se suben a la tienda online a la espera de ser compradas.

Se ha convertido en un verdadero negocio

No solo hay cuadros, también hay fundas de móvil, bolsos y cartas de felicitación con impresiones de estas obras de arte.

El artista se lleva el 55 % de los beneficios y ArtLifting el 44 %. El 1% restante se usa como donación para los hospitales o albergues de sin techo.

En 3 años ArtLifting ha pasado de contar con 4 artistas a tener 72 en “su plantilla”. La empresa ya ha vendido a grandes empresas como Microsoft o Staples, las cuales han decidido decorar sus oficinas centrales con estas obras de arte.

Gracias a ArtLifting Rubén López dejó de ser un sin techo

Rubén López era un adicto a las drogas y al alcohol que acabó en la calle. En 2008 quiso rehabilitarse en un hospital. Su terapia consistía en hacer obras de arte, nunca se había dedicado a ello pero se dio cuenta de que tenía un don especial. 5 años después fue contratado por ArtLifting y su obra empezó a venderse como churros. Esto le cambió la vida, ya que encontró un piso que podía pagarse y se despidió de las noches a la intemperie.

Si quieres conocer la obra de estos artistas visita la página web de Artlifting, quizá una de las paredes blancas de tu casa lo agradezca.

Artículos recomendados por el autor

No hay comentarios

Dejar respuesta