Triunfa solo con el asunto del email

La diferencia entre que tu correo vaya a la basura o que se abra y se lea puede estar en la forma en que lo introduces al público, así que cuida cada mínimo detalle

0
21 views
Un asunto mal redactado o poco atractivo puede acabar con tus emails en el filtro de spam. Asegúrate de darle un título con enganche a tus correos

Parece una trivialidad, pero el asunto de un email es fundamental. Tan importante que puede significar la diferencia entre leerlo o mandarlo a la basura. O peor, a la carpeta de spam.

La competencia es brutal, y si quieres hacer una campaña de email marketing lo último que querrás es que tu correo se pierda en el éter. Por lo tanto, para asegurarte de que tus correos se abren y –sobre todo– se miran más que los de la competencia, usa uno de estos consejos en el asunto:

Usa un máximo de 40 caracteres

Dice una máxima del email marketing que un asunto debe ser corto siempre. No es así, desde luego, pero desde luego es útil más que nada porque ahora miramos mucho más el correo electrónico desde el móvil. Y en una pantalla tan pequeña, un título pequeño lo podemos ver entero.

Si tienes que superar esta longitud porque no queda más remedio, asegúrate de que lo más importante está en las tres o cuatro primeras palabras.

Asuntos descriptivos

No queremos decir que cuentes todo lo que hay dentro del mail, pero sí que leyendo el asunto el receptor tenga una pista o una indicación de lo que se va a encontrar. Intenta evitar ser muy sensacionalista: no vendas humo. Una decepción es lo peor que puedes darle a un cliente.

Imagina cómo te sentaría abrir un mensaje que no tiene nada que ver con lo que vendían en el asunto. Seguro que te enfadarías un poco y mandarías a ese emisor a la carpeta de “Correo no deseado”.

Usa elementos vistosos

Otro buen estilo es hacerlo muy visible. Recibimos muchos correos cada día, lo que implica que tenemos que hacernos destacar. Usa elementos que aporten visibilidad al asunto. Puedes incluso optar por usar emojis, aunque no debes abusar de eso.

Otra opción es mandarlos a una hora poco común para no competir en la bandeja con otros más masivos. Prueba ambas estrategias a ver cuál te funciona mejor.

Asunto personalizado

La opción sencilla es introducir el nombre del destinatario en el propio asunto, pero hay más formas de darle un toque personal. Un dato geográfico, una temática concreta, una referencia al género o a acciones pasadas…

La clave aquí es hacer que sientan que te diriges directamente a ellos. De una forma mucho más personal.

Dale relevancia

Tiene mucho que ver con el punto anterior, pero también con la segmentación. Una base de datos bien segmentada, junto con un uso de palabras que estimulen a cada uno de esos segmentos por separado, mejorará tu ratio de emails abiertos.

Por ejemplo, imagina que estás haciendo una campaña de venta de accesorios para el coche. Incluye siempre las palabras “coche” o “vehículo” en el asunto.

También debes estar atento a la actualidad, porque los propios sucesos del día pueden darte la pista sobre lo que debes poner.

Y por supuesto la relevancia depende del trato con tus suscriptores. Si les mimas y les envías siempre contenido relevante y personalizado te identificarán como un buen remitente y abrirán más tus correos.

Como último consejo, sé original. A veces todo se decide con una frase genial o un detalle que permite destacar a simple vista de los demás. No te cortes en probar tu propio estilo y haz pruebas, pruebas y más pruebas hasta encontrar lo que mejor te funciona.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta