Tokio 2020, las olimpiadas del hidrógeno

0
74 views
Hidrógeno Molécula

La contaminación y la preocupación por el medio ambiente van de la mano, y por supuesto ahora mismo es casi fundamental investiga e invertir en energías renovables y limpias. Y aquí entra en juego el megaproyecto que tiene en mente llevar a cabo Tokio para cuando organice las Olimpiadas: alimentar con hidrógeno las más de 6.000 viviendas e instalaciones varias que compondrán la villa olímpica de la ciudad.

El Gobierno japonés tiene pensado invertir unos 350 millones de dólares para canalizar todo ese hidrógeno necesario –que en su combustión libera vapor de agua y, en muy pequeñas proporciones, óxido de nitrógeno–, perfeccionar las infraestructuras y, de paso, promover el uso de una energía tan limpia para otros servicios sociales.

Para llevar a cabo este proyecto tendrán que construir toda la canalización subterránea del combustible, que llegará incluso a los dormitorios, instalaciones de entrenamiento y salas de prensa.

Vehículos de hidrógeno

Pero se plantean ir incluso un paso más allá: los vehículos. Al igual que ya ocurre en Madrid, donde desde 2003 ya circulan algunos autobuses impulsados por hidrógeno, los transportes olímpicos también funcionarán con este gas. Se pretende tener disponible una flota de al menos 6.000 coches.

Para fomentar el uso de estos coches también entre la población y al público visitante, durante los Juegos el gobierno de Tokio se hará cargo del 80% del hidrógeno destinado al uso combustible mediante una subvención.

HIdrógeno Toyota Minai
Un Toyota Minai, impulsado por hidrógeno

Las previsiones más optimistas calculan que de aquí a 2030 el parque de vehículos de hidrógeno será de más de 200.000 –de momento las ventas no van mal: Toyota, principal productor, vende aproximadamente 1.500 al mes de su modelo Mirai–, y si por si acaso se cumple semejante número ya se están construyendo 150 estaciones de servicio preparadas para suministrar el gas a los automóviles que lo necesiten.

No hay comentarios

Dejar respuesta