Cómo terminar un proceso de selección

Por duro que resulte, todos los candidatos deberían ser alertados de que el proceso terminó y que no han sido elegidos: aunque sea un mal trago es preferible saberlo antes que esperar para nada

0
5 views
Un proceso de selección tiene un inicio y un fin, por lo que es conveniente seguir todos los pasos para completarlo correctamente

Un proceso de selección es algo que toda empresa tiene que hacer tarde o temprano. Existen varias etapas que quemar, tanto por el lado del candidato como por el del empleador.

Si estás buscando trabajo huelga decir que, una vez acabada la entrevista, tu misión es analizar qué crees que has hecho mal e intentar mejorarlo. Y también enfocarte en lo bueno y reforzarlo.

Sin embargo, las cosas no están tan abiertamente explicadas para los empleadores. Un proceso de selección no termina cuando se escoge a un candidato, sino que podemos interpretar un pequeño final por cada uno de ellos.

Cuando estás inmerso en la contratación de un nuevo empleado deberías tener en cuenta estos factores:

1. Tú eres el especialista

Ten siempre en cuenta que tú eres el experto, el especialista. Debes dedicar a cada persona que recibes una experiencia de candidatura real. Por algo eres el referente.

Cuando realizas una entrevista debes tener todo absolutamente preparado. Tú eres el que conoce el proyecto y todos sus recovecos y el que sabe exactamente qué perfil necesitas para el puesto por el que convocas el proceso de selección.

2. Menciona el salario

Esto debería ser solo un recordatorio, pero (por desgracia) no es raro encontrar un proceso de selección en el que no se indica el salario que cobrará la persona elegida.

Un consejo: hazlo en forma de proposición. De esta forma puedes estudiar la reacción del candidato y preguntarle qué es lo que piensa al respecto de esa cantidad.

3. Pide impresiones al candidato

Esta parte es bastante importante y habitualmente es ignorada. Para el reclutador, recoger las impresiones del candidato sobre la entrevista, el puesto, los objetivos, etc. es extremadamente útil. Así puedes apreciar la motivación y la conexión de tu empresa con el candidato.

Gracias a este simple hecho, el responsable de RRHH podrá resolver también cualquier malentendido que pueda surgir.

4. Informa de las próximas etapas

El empleador indicar al candidato qué habrá más adelante: otras entrevistas, pruebas de personalidad o de alguna habilidad requerida… de forma que asegures su presencia, confirmes si hay alguna pega al respecto y mantengas en aviso al candidato de que aún no ha terminado el proceso.

5. Avisa a todos del fin del proceso de selección

Una vez has decidido quién será el elegido, avisa a los demás candidatos de tu decisión. No es una práctica común, pero aunque sea un trago duro de pasar para ellos de seguro agradecerán no estar esperando en balde a que contactes con ellos para darles una respuesta.

Y por supuesto, una vez terminado el proceso que nadie se olvide de formalizar un contrato con todas sus cláusulas legales. Nada de trabajar ni hacer trabajar en “B”.

No hay comentarios

Dejar respuesta