La tarjeta de memoria que era demasiado rápida para el mundo real

La tecnología adelanta a la realidad y crea una tarjeta de memoria que es tan rápida que ningún dispositivo puede usarla

0
8 views
Samsung Tarjeta De Memoria

Cada vez nos asombra menos que aparezca una nueva tarjeta de memoria o dispositivo de almacenamiento que en menos espacio físico permite almacenar más cantidad de datos.

Lo que ocurre es que no siempre la tecnología desarrollada está a la altura de estos nuevos inventos, sino que le quedan un par de semanas, días o meses para ponerse al mismo ritmo.

Pues aunque parezca mentira esto es lo que le ha pasado a todo un gigante como Samsung: su nueva tarjeta de memoria microSD de 256GB funciona tan rápido que no hay aún un dispositivo que pueda utilizarla. Y no es una memoria cuántica precisamente.

La tecnología utilizada para crear esta tarjeta de memoria, llamada UFS (Universal Flash Storage) es considerablemente más rápida que las tradicionales –no deja de resultar gracioso que llamemos tradicional a una tecnología que apenas lleva 15 años con nosotros– y aún no se ha creado un aparato que pueda leer datos a esas velocidades.

Una tarjeta de memoria excesivamente veloz

Para que nos hagamos una idea, la tecnología UHS (la más usada hasta el momento) lee entre 104 y 312MB por segundo de datos. Gracias al UFS la tarjeta de Samsung alcanza los 530MB/s, casi el doble.

Esta tarjeta de memoria está especialmente pensada para usuarios de juegos en 3D de alta calidad que necesitan una mayor velocidad de procesamiento de datos, lo mismo que ocurre con los vídeos en alta resolución.

La que estaba considerada como la tarjeta de memoria más rápida del mundo había salido al mercado tan solo la semana pasada, una SanDisk de también 256GB pero que solo alcanzaba a leer datos a 100MB/s.

Ahora el trabajo que tiene Samsung por delante es pensar cuándo lanzarán esta tarjeta al mercado, de forma que los usuarios puedan utilizarla sin problemas y no como hasta ahora, que no hay gadget que pueda con tanta velocidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta