Su nuevo abogado se llama Ross… y es un robot

0
94 views
Robots para ayudar en la investigación
Los robots al servicio de la ley

Los avances, experimentos y fases de pruebas de los proyectos basados en inteligencia artificial están anticipando, poco a poco, lo que está por venir y el futuro de la sociedad. Así las cosas, ya existen robots que pueden operar mejor que los cirujanos, otros que harán la Selectividad en China mientras que en Japón se plantean la posibilidad de emplearlos para cuidar a una tercera edad cada vez más numerosa. Ahora, según Gizmodo, en Estados Unidos cuentan con la ayuda de Ross, un abogado… que es un robot.

El Instituto de Tecnología de Georgia ha apostado por el campo de la inteligencia artificial, un tema que todavía está fresco. Lo ha hechos desarrollando un proyecto que probablemente se convierta en un gran activo dentro de un bufete de abogados. Hablamos de Ross, el primer letrado de inteligencia artificial del mundo que ha sido contratado por el importante despacho estadounidense Baker & Hostetler.

La inteligencia artificial al servicio de la ley
Un robot que participa en un proceso relacionado con la quiebra

Este nuevo robot-abogado ha sido desarrollado sobre la base de Watson, la inteligencia artificial de IBM. Debido a ello, sus principales funciones pasan por entender el lenguaje natural de la misma manera que el ser humano y, además, dar una respuesta demostrada basada en los artículos de la ley. Lo cierto es que no se trata de una gran cantidad ni respuestas de mucha relevancia, todo apunta a que los primeros pasos servirán para obtener nuevos precedentes sin ahogarse en una gran cantidad de información.

Un robot para acortar plazos

Ross ha llegado para ayudar a los abogados en los distintos procesos acortando el tiempo que suelen dedicar a la investigación de los casos. Por el momento, está presente en la oficina y participa en un proceso relacionado con la quiebra en el que trabajan cincuenta abogados más. En Baker & Hostetler creen que las nuevas tecnologías como la computación cognitiva y el aprendizaje automático ayudan a mejorar la calidad de los servicios que prestan a sus clientes.

Los creadores de Ross han asegurado que ya hay otro bufete de abogados que ha firmado una licencia para trabajar con su robot. ¿Privará la inteligencia artificial a los abogados de su oficio? Puede que ese día no esté tan lejos como se piensa.

No hay comentarios

Dejar respuesta