¿Cómo simplificar la representación del ADN? Gracias a un origami

¿Quién tiene tiempo para diseñar y montar la base del ADN? Una nueva investigación inspirada en el arte del origami puede hacerlo tan simple como la impresión en 3D

0
60 views
ADN en origami
Los usos en la medicina y en la edición de genes son evidentes

Cuando alguien necesita imprimir algo que tiene unos cuantos centímetros de alto, lo mejor es hacer uso de las ya famosas impresoras 3D. El problema llega cuando se trata de algo más enrevesado como, por ejemplo, una cadena de ADN. ¿Quién tiene tiempo para diseñar y montar su base? Según recoge Techcrunch, una nueva investigación inspirada en el arte del origami puede hacerlo tan simple como la impresión en 3D.

El problema radica en la propia estructura del ADN: el orden de las bases o la sustitución de otras moléculas en la cadena puede provocar un giro brusco a la derecha, alrededor o en otra dirección. Incluso una sola hebra puede producir suficientes giros y circunvalaciones que formen una estructura geométrica. Estas estructuras se pueden utilizar para administrar fármacos, encapsular herramientas como para editar el gen o almacenar información.

Impresión 3D
El usuario debe proporcionar una forma 3D con una superficie cerrada

Trasladado esto al terreno del diseño, llevar a cabo, por ejemplo, un dodecaedro es una tarea tremendamente complicada y pocos tienen la experiencia de montar una molécula tan compleja -compuesta de miles de pares de bases- con las manos. Eso es lo que los investigadores del MIT junto a la Universidad Estatal de Arizona y la de Baylor quieren cambiar.

ADN representado en 3D

Básicamente, todo lo que el usuario necesita hacer es proporcionar una forma 3D con una superficie cerrada. Podría ser un poliedro, algo más redondo o menos simétrico. Mientras esté diseñado dentro de ciertas especificaciones, el trabajo está hecho. El algoritmo creado por los investigadores determina el orden exacto de las bases necesarias para proporcionar el andamiaje, es decir, el filamento de ADN que va a doblar y girar alrededor de sí mismo para producir la forma. Incluso tiene un nombre: DAEDALUS.

Funciona para todo tipo de formas y los usos en la medicina y en la edición de genes son evidentes, pero los investigadores esperan que este aumento repentino y drástico en la accesibilidad de la tecnología dé lugar a usos que estén más allá de esos campos.

No hay comentarios

Dejar respuesta