Tres reglas de oro para el forecasting

0
8 views
Claves para el forecasting
El forecasting, necesario en el marketing digital

Dirigir una campaña de marketing digital y establecer las expectativas para los clientes es un noble arte en el que influyen varios factores. Uno de ellos es el forecasting o estimación y análisis de la demanda futura para un producto. Llevar a cabo un pronóstico es algo que, generalmente, no suele gustar. El problema es que si se va realizar una inversión es necesario tener una idea del retorno de inversión o poseer información para dibujar objetivos por mes o por año y no acabar dando palos de ciego.

Los tres puntos que expone Marketing Land no dan forma a la enésima guía sobre marketing digital, se trata de una visión conceptual. Tres reglas de oro para que el proceso de predicción sea algo tan valioso como viable.  El primer punto pasa por la previsión a través de un rango, no de un punto. Hablamos de un paso hacia lo desconocido porque hay pocas posibilidades de acertar al cien por cien. Eso sí, el proceso ofrece una amplia gama de opciones, es gratificante y educativo. ¿Por qué? Obliga a entender la dinámica del mercado para considerar una cantidad desconocida, la variación de las métricas, diferentes factores…

Suposiciones y previsiones en el forecasting

Construir rangos es básico para generar tanto intervalos de confianza como escenarios. Es así como el campo de juego tiene un mayor número de eventualidades. Bien es cierto que no es una solución perfecta, pero esboza una idea del impacto, el tamaño de las tareas o el aumento de los ingresos y el tráfico. La siguiente regla de oro del forecasting en el marketing digital hace referencia a la claridad en las suposiciones. Se harán muchas y no se debe cambiar el enfoque o protegerse, lo que hay que hacer es reconocer las conjeturas realizadas y anotar la previsión. De esta manera reinará la claridad y ésta será útil para el presente y el futuro y no generar falsas ilusiones.

La última norma en una campaña de marketing digital recomienda revisar las previsiones. Cuando hablamos de ellas, la línea es muy fina, pero es un punto tremendamente valioso. No sólo aporta precisión (ayudando esto a mejorar el rendimiento), también ayuda a la evaluación de causas subyacentes para dibujar las razones que hay por encima y por debajo del rango esperado, algo muy útil.

No hay comentarios

Dejar respuesta