Recarga el móvil con bacterias

El auge de la tecnología wearable hace que en la actualidad sean necesarias baterías cada vez más pequeñas, finas y ligeras para alimentar estos aparatos

0
171 views
Batería recargada con bacterias

Los investigadores de la Universidad de Binghamton en Nueva York han creado una batería alimentada por bacterias en una sola hoja de papel. El proyecto está dirigido a la creación de baterías para la microelectrónica desechable que puede funcionar durante semanas usando un líquido rico en bacterias.

Estas baterías han sido creadas pensando en alimentar aparatos electrónicos desechables, por lo que su uso reduciría el tiempo de fabricación y el costo de estos, así como su diseño.

“La técnica de fabricación reduce el tiempo de fabricación y el costo, y el diseño podría revolucionar el uso de bio-baterías como fuente de energía en áreas remotas, peligrosas y con recursos limitados”, escriben los investigadores.

Los investigadores utilizaron un trozo de papel de cromatografía y una cinta de nitrato de plata bajo una capa de cera. El ánodo estaba hecho de “un polímero conductor en la otra mitad del papel” y un depósito contenía líquido rico en bacterias. La respiración celular alimentó la batería.

Batería ultra duradera recargada con bacterias

No vas a poder cargar tu coche con esta batería, pero serás capaz de exprimir un poco su jugo. Las baterías expulsan 31,51 microwatts a 125,53 microamperios con seis baterías en tres series paralelas y 44,85 microwatts a 105,89 microamperios en una configuración 6×6. Los investigadores creen que estas baterías pueden funcionar con sensores de glucosa, detectar patógenos o mantener la electrónica pequeña viva durante días Sin fuentes de alimentación tradicionales.

Se necesitarían millones de baterías de papel para alimentar un foco de 40 vatios, pero en situaciones críticas, la usabilidad y la portabilidad de las mismas podrían beneficiar a, por ejemplo, biosensores que monitorean los niveles de glucosa en pacientes diabéticos o detectan patógenos en un cuerpo.

Curiosamente esta no es la primera batería de bacterias que su equipo ha hecho. El equipo desarrolló su primer prototipo de papel en 2015, que era una batería plegable que se parecía mucho a un matchbook. ¿La mejor parte? A principios de este año, se dio a conocer un diseño que fue inspirado por una estrella de lanzamiento ninja.

No hay comentarios

Dejar respuesta