La realidad virtual y cómo puede cambiar (para bien) nuestras vidas

Aunque a alguno pueda asustarle la intromisión de los universos virtuales en nuestra vida corriente, lo cierto es que el poder emplear la realidad virtual en el día a día puede suponer un salto adelante a gran escala

1
17 views
Realidad Virtual

Desde cosas tan simples como ir de tiendas desde tu propia casa (no solo comprando por internet, sino “yendo” a la misma tienda y paseando por ella) o jugar como si estuvieras dentro del mismo juego hasta complejas simulaciones como cirugías o dándole “vida” a un libro de texto, lo cierto es que la realidad virtual puede cambiar nuestro modo de vida.

La realidad virtual en todos los terrenos

Aunque de momento sea un concepto muy vinculado a la ciencia ficción y, en mayor o menor medida, al mundo del videojuego las expectativas acerca de esta tecnología están puestas mucho más lejos. Por ejemplo, la conocida marca HTC está empezando a introducirla en el mundo de la medicina. El año pasado sin ir más lejos invirtió en una startup estadounidense que emplea la realidad virtual para ayudar a los cirujanos a realizar complicadas operaciones en el cerebro.

Otra de las fronteras que se marca la RV es la educación: de la misma forma que se han hecho grandes avances para los videojuegos gracias a dispositivos como Vive, que permite vivir una batalla campal en las calles de New York, pretenden dotar de hologramas y realidad aumentada a los libros de texto para lograr una mayor afinidad con los niños.

Es un proyecto que pretenden llevar también al mundo del e-commerce: crear un mundo virtual en el que el cliente pueda acceder a la tienda, pasear entre los productos, tocarlos, sentirlos… revolucionando así el modelo de las compras online.

Actualmente el mercado de la realidad virtual mueve una gran cantidad de dinero. De hecho este año puede alcanzar los 5.100 millones de dólares y se prevé que para el año que viene prácticamente se duplique (10.900 millones). De todas formas, el alto coste que implica tanto a grande como a pequeña escala sigue siendo un escalón difícil de saltar por parte de todos los implicados.

1 Comentario

Dejar respuesta