Por qué puede fracasar tu startup de viajes

El mundo de las webs y agencias online de viajes es duro y crudo, y las razones del fracaso pueden ser variadas y no tener ni punto de comparación unas con otras. Estas seis son las causas más comunes de la caída

0
23 views
Viajes Startup

Existen cientos y cientos de páginas que te permiten encontrar formas de viajar, cada vez más a gusto del consumidor. Viajes en avión, en barco, cruceros, compartiendo coche o con un chófer privado, la oferta es casi ilimitada. Pero tan pronto nace una de estas startups como tan pronto muere.

¿Y por qué fracasan unas y sobreviven otras? Las webs de viajes son un mundo duro y voraz, y hay que pelear en una auténtica jungla donde el darwinismo es la clave: solo los más fuertes perdurarán. Si estás pensando en empezar la tuya te conviene leer estos motivos por los que puedes caer, para intentar prevenirlos:

1. El cliente tiene una memoria muy volátil

Si tienes un producto increíble y una forma de hacer las cosas que no se ha hecho antes o que es verdaderamente llamativa, debes explotarla al máximo. Lo normal es que un cliente no viaje más de dos o tres veces al año, así que tienes que conseguir mantenerte en su memoria a cualquier precio para que vuelva a recurrir a ti cuando quiera viajar.

2. Falta de diversidad geográfica

La vida sería mucho más fácil para estas compañías si los clientes solo viajaran a un par de destinos en el mundo. Pero no es así, ni de lejos. A los clientes les gusta descubrir, así que toma ejemplo de las apps locales que te ayudan a descubrir una ciudad: cubre cuanto más espectro mejor. Es mucho más sencillo captar clientes si tienes esa diversidad

3. Costes de adquisición

Vas a necesitar dinero. Una startup de este estilo necesita financiación, así que ya puedes buscar inversores a lo largo y ancho del mundo. Pero que no se te vaya de las manos, porque como dice el refrán “el que mucho abarca, poco aprieta”. Intenta no morder más de lo que puedes tragar. Y recuerda que cuantas más regiones trates de abarcar, más dinero vas a necesitar.

4. No copies

A no ser que tu idea sea infinitamente mejor que otra ya existente, no copies lo que existe. Eso te va a quitar diversidad, y por lo tanto visibilidad y los clientes optarán por recurrir a lo que ya conocen. Si aun así te lanzas contra esta pared en concreto, será mejor que tengas razones de mucho peso para convencer a los clientes.

5. Poca validez

¿La startup que quieres montar resuelve un problema global o uno que tenéis tus amigos y tú? A lo mejor encontrar viajes para hacer puenting en ríos secos de África no es precisamente un gran nicho de mercado. Consulta con amigos, familiares, foros de expertos, vecinos… habla con todo el mundo sobre tu idea para que te hagas una idea de cómo de viable es en verdad.

6. No hay suficientes clientes que paguen por los viajes

El proceso de las reservas no es precisamente rápido. Por muy bueno que sea tu producto, no será tan bueno hasta que la gente esté dispuesta a pagar por él. Nube de ideas, comparte con tus socios y amigos todo lo que se os ocurra para monetizar el proyecto antes de darlo a conocer.

Con estas claves deberías estar preparado para arrancar tu propia startup de viajes con un poco menos de margen de error, aunque recuerda que en esto no hay una ciencia exacta y que todo puede cambiar de un día para otro. Pero… ¿quién dijo miedo?

No hay comentarios

Dejar respuesta