¿La publicidad tiene la culpa del consumo de alcohol adolescente?

La tasa de alcohol en adolescentes ha aumentado considerablemente, llegando a convertirse en una moda que puede provocar problemas en sus estudios.

0
57 views
alcohol-adolescentes-publicidad-aumento-culpa
El aumento del consumo de alcohol entre adolescentes se debe a la publicidad.

En casa, tranquilamente, su hijo puede estar viendo la televisión o navegando en internet, y empapándose de publicidad que le incite a beber alcohol sin usted saberlo. Y es que, según un estudio dirigido por el doctor del Centro Europeo de Monitoreo de Comercialización de Bebidas Alcoholicas (EUCAM), Avalon De Brujin, la publicidad de este tipo de productos aumenta la frecuencia y/o cantidad en la que los adolescentes consumen alcohol.

Esto sucede en toda Europa, como bien ha señalado De Brujin, especialmente en los jóvenes entre 14 y 18 años. De hecho, los de edad más temprana son los que han utilizado para el estudio, pertenecientes a Alemania, Italia, Países Bajos y Polonia. Una muestra de más de 9.000 adolescentes que representa al resto de jóvenes de Europa.

Alcohol y Europa

Según el doctor de EUCAM, el viejo continente es donde más alcohol se consume de entre todas las regiones del mundo, razón por la cual iniciaron el estudio: “Ponemos de manifiesto la necesidad de restringir el volumen de comercialización del alcohol y de que los gobiernos desarrollen normativas que permitan reducir todos los tipos de publicidad de bebidas alcohólicas”.

Y es que, si bien estar muy expuestos a este tipo de publicidad no provoca directamente el consumo de alcohol, según el estudio, sí que aumenta la frecuencia con la que se consume entre el público. No deja de tener sentido: a más exposición a publicidad sobre alcohol, más posibilidades de consumirlo.

Los adolescentes españoles

El problema en nuestro país no es que el consumo de alcohol haya aumentado hasta en un 62% en los últimos dos años en jóvenes de esta franja de edad (14-18 años) sino que, quienes lo consumen, lo hacen en cantidades mayores cada vez.

Entre sus preferencias se encuentran hacerlo en la vía pública, siendo su entorno más habitual el del botellón. Ya que, por su corta edad, no poden comprar bebidas alcohólicas en bares ni cafeterías. Esto conlleva otro problema: el delos botellones en plena calle.

De cualquier modo, si bien el consumo excesivo de alcohol puede ser perjudicial para cualquier persona, en edades más cortas es mucho más problemático ya que puede provocar una disminución de la capacidad y tiempo de reacción, así como complicar que mantengan la atención en cualquier situación. Esto provoca, desde a corto plazo peleas o discusiones, incluso relaciones sexuales sin protección o no consentidas, hasta problemas de aprendizaje a medio y largo plazo.

¿Debería regularse la publicidad de bebidas alcohólicas?

No hay comentarios

Dejar respuesta