Pierden 30 millones de dólares por no reiniciar un router

Dicen que la solución más sencilla es aquella que no se te ocurre en el instante ¿Estarán de acuerdo los australianos?

0
9 views
Router en blanco y negro

“Prueba a apagar y encender el router, a ver si se soluciona”. Seguro que todos hemos dicho o escuchado esta frase alguna vez, bueno, todos todos no… la entidad gubernamental responsable de hacer la encuesta demográfica más importante de Australia no lo había escuchado o al menos no se le ocurrió en el momento en el que estaba perdiendo más de 30 millones de dólares.

El pasado 9 de agosto, el gobierno de Australia llevó a cabo el censo nacional. Este se realiza cada cinco años y su objetivo es controlar la demografía del país y su evolución. Este año tomaron la decisión de habilitar una página web para que los ciudadanos rellenasen distintos formularios.

Podía pasar lo peor, y pasó

Parecía que todo iba a funcionar de perlas porque los desarrolladores de este proyecto llevaban un año haciendo pruebas y simulaciones para que el día del censo no se diese ningún error. Sin embargo, esto no fue así.

El día en que se hizo el censo, los routers no soportaron el tráfico y por la tarde todo el sistema se cayó y presentó problemas durante 40 horas. Esto hizo que los millones de australianos que estaban dispuestos a introducir sus datos en el censo no pudieran acceder a los formularios online.

Por culpa de este problema, el plazo para completar el censo se tuvo que extender con todo lo que esto supone. Personal trabajando 24 horas, monitorización en tiempo real, servidores etc.

El error se pudo haber solucionado reiniciando el router

IBM, empresa que colaboró con el Buró Australiano de Estadísticas para realizar este censo, aseguró días después que el fallo pudo haberse resuelto al reiniciar uno de los routers que controlaban el tráfico.

Comunicaciones públicas de los responsables

Kerry Purcell, el director general de IBM en Australia, presentó una disculpa púbica por este error.

Por su parte, el Buró Australiano de Estadísticas aseguró que el coste de este fallo podría ascender a más de 30 millones de dólares. Además, se comprometió a que el próximo censo, que se celebrará en 2021, tendría un enfoque más riguroso. En definitiva, dijo que habían aprendido de sus errores y que para la próxima vez no los cometerían.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta