Por qué tu página web es tu piedra angular del marketing

Actualmente, las compañías rechazan este básico en las plataformas digitales por puro abandono. A medida que pasa el tiempo, este escasea y el dinero se dirige hacia otros menesteres

0
488 views
La página web es lo primero que cualquier cliente verá de ti y de tu compañía, por lo tanto su importancia es vital: no la abandones

Con la invasión que estamos viviendo de realidad virtual, aumentada, inteligencia artificial y demás, parece que lo único válido que podemos hacer para mejorar nuestra estrategia es dejarnos una pasta en estrategias de marketing de alta tecnología. Es bien cierto que la revolución digital ha abierto un increíble mundo de oportunidades a los expertos en marketing, permitiéndoles diseñar campañas como nunca. Sin embargo, las marcas corren el riesgo de despreciar lo que es el núcleo del marketing: su página web.

Las prisas no son buenas consejeras, y solo por subirte al tren de la alta tecnología no te vas a garantizar el éxito. Hay cosas mucho más importantes. La página web es la ventana de tu empresa al mundo, y por lo normal el primer sitio que ve quienquiera que te busque.

Ergo ¿por qué la descuidamos? Dependiendo de la empresa, una página web cubre un rango de propósitos, aunque el principal es servir de medio de comunicación. Esta plataforma debería articular claramente lo que haces, lo que quieres alcanzar y los principios y cultura de tu compañía.

Invierte en tu página web

Actualmente, las compañías rechazan este básico en las plataformas digitales por puro abandono. A medida que pasa el tiempo, este escasea y el dinero se dirige hacia otros menesteres. Invertir en el rediseño de la página web no suena como un objetivo de importancia, sino como un gasto indeseable.

Así que mientras que algunos expertos en marketing intentan enganchar anunciantes para invertir en llamativos conceptos de realidad virtual, lo que consiguen de forma secundaria es debilitar la fuerza de una marca.

Así que ha llegado el momento de que pares un momento y vuelvas tu mirada hacia tu página web. Esa que lleva tiempo sin actualizarse más allá de los nuevos precios y productos. Compárala con la de tus competidores, ¿es realmente lo mejor que puedes tener? ¿Es funcional de acuerdo con los estándares de nuestra fecha? ¿Hace lo suficiente como para representar tu marca? Si alguna de estas respuestas es “no”, entonces tómate tu tiempo y vuelve a tus orígenes: tu página web es tu tarjeta de presentación, tiene que ser brillante.

No hay comentarios

Dejar respuesta