Cómo no fracasar antes de los cinco años

No es fácil arrancar un negocio, y menos aún sabiendo que hoy en día muchos de ellos no alcanzan el lustro de vida, pero sin embargo tenemos que mirar hacia adelante con optimismo y seguir intentándolo hasta triunfar

0
14 views
Por mucho que asuste el miedo a fracasar y que los números parezcan estar contra nosotros, con perseverancia y optimismo podemos lograr el éxito empresarial

Aproximadamente el 80% de los negocios muere antes de completar cinco años de su andadura. Y semejante dato asusta, frena y ayuda a alimentar la nefanda estadística. Sin embargo una de las claves para no fracasar está en el optimismo, así que si eres un emprendedor agárrate a ese porcentaje salvador y no te desanimes mientras intentas seguir estos consejos:

1. Aprende del 20% que no fracasa

Si ocho de cada diez empresas caen, tú céntrate en aprender de esas dos que no lo hacen. No desfallezcas: es estadística. Si ya has perdido ocho veces la siguiente será la buena, no vas a cometer los mismos errores nueve veces seguidas. Solo hay que dar en el clavo una vez para arrancar bien.

Si empiezas tu negocio con un cliente que ya es rentable per se, tu probabilidades de fracasar se reducirán drásticamente. Intenta encontrar a ese cliente al empezar y no lo sueltes.

2. Rodéate de gente positiva

Como entres en una sala con cuatro personas negativas tú serás la quinta. Si no quieres fracasar tan pronto, no permitas que nadie intente hacerte ver que tus ideas no son buenas o que no tienen futuro. Motívate, reúnete con gente que esté igual de motivada que tú y expulsa a los que no comparten una visión de futuro al menos parecida a la tuya.

3. Ante un problema, imagina que ya lo has resuelto

fracasar-laberinto

Como hemos dicho, el optimismo es clave. Aquí además cuenta con un factor psicológico importante. Imaginemos que tienes un problema en tu empresa que no puedes solucionar. Como es evidente, sabrás cómo deben ir las cosas de no haber ese problema. Por lo tanto, imagina que ya lo has dejado atrás y que todo va sobre ruedas.

Es una táctica poco usual, pero verás cómo tu cabeza se va orientando casi de forma inconsciente hacia las soluciones a lo que te tiene atascado. Es como empezar el laberinto desde la salida hacia la entrada.

4. Suprime las comparaciones

Ya lo dicta el dicho: las comparaciones son odiosas. Y en este caso además conducen al autosabotaje. No mires a otros, no mires atrás. Céntrate en tu futuro y el cómo harás las cosas ahora, no como las harías si tuvieras más presupuesto o como las hace tu competencia.

5. Sueña, intenta no ser cerradamente realista

Elon Musk, Steve Jobs, Nikola Tesla, los hermanos Wright… no fueron precisamente gente realista. Son (o eran) personas con sueños y visiones de futuro. Y precisamente por eso se lanzaron a vivir su sueño. Y lo lograron, con mejores o peores resultados.

Huelga decir que el éxito de las empresas de Musk, el nivel que ha llevado a Apple a convertirse en una de las empresas más valiosas del mundo o cómo la mente privilegiada de Tesla le llevó a inventar la radio han salido de sueños de todos y cada uno de ellos. No dejes de soñar en tu proyecto y en cómo puede cambiar el mundo.

6. Haz bien tu labor

No pierdas nunca de vista tu objetivo principal. Asegúrate de que el día de hoy sea peor que el de mañana. No escuches a cuñados que lo saben todo, sino a emprendedores como tú: aprende de ellos. Esos son los que ya han pasado por donde estás tú y de los que recibirás soluciones y consejos para no fracasar.

No va a ser fácil, no tienes un camino de rosas por delante. O sí, pero con espinas. Muchas y muy aguzadas. Pero, como dijo Biz Stone (cofundador de Twitter): “Pero cuando funciona… ¿no es fantástico?”

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta