Los hackers podrían usar tus auriculares para robar información

Es simple física: los auriculares convierten la señal eléctrica en sonido haciendo que una membrana vibre. Si podemos convertir electricidad en movimiento, es obvio pensar que a la inversa también es posible

0
8 views
No, no hay que iniciar una campaña de quema de auriculares, pero debemos tener cuidado de desconectarlos porque pueden convertirlos en micrófonos fácilmente

No queremos meter miedo, pero es que es una realidad. Ya sabemos que es muy conveniente tapar la webcam para evitar intromisiones en nuestra vida privada, pero ahora habrá que tener cuidado con los auriculares.

No es ningún alarde tecnológico, no es que pongan un chip en ninguna parte. Es simple física. Los auriculares convierten la señal eléctrica en sonido haciendo que una membrana vibre. Si podemos convertir electricidad en movimiento, es obvio pensar que a la inversa también es posible.

Es decir, como alguno habrá deducido ya, que podría pasar que algún hacker malintencionado esté escuchando a escondidas lo que decimos a través de nuestros cascos.

Los investigadores de la Universidad de Ben Gurion, en Israel, han encontrado un resquicio: un software llamado SPEAKE(a)R. Este puñado de código es capaz de controlar el chip decodificador de Realtek, un controlador muy extendido de placas de sonido.

Auriculares convertidos en micrófonos

El programa puede cambiar la interfaz eléctrica de la salida de audio y crear un micrófono donde hay unos auriculares, de forma y manera que se puede grabar todo lo que capten. No es un sonido de gran calidad, pero al fin y al cabo puede considerarse información. Y si te oyen hablando con alguien acerca de tus datos bancarios, por ejemplo, tienes un grave problema.

La marca Sennheiser decidió hacer una prueba con sus auriculares HD 25-1. Aplicando el software convirtieron los cascos en un micrófono y se prepararon para captar las ondas de sonido grabadas en una pantalla

El resultado fue que, incluso a unos pocos metros de distancia de la fuente, el sonido grabado era considerablemente inteligible.

Apaga el mechero, no te anticipes quemando los auriculares. Hay una solución mucho más sencilla, limpia y económica: desconéctalos cuando no los uses. Verás como a partir de ahora ya no se te olvida ni una sola vez.

No hay comentarios

Dejar respuesta