Los 10 errores más comunes del email retargeting

Para que una buena estrategia de marketing funcione, esta tiene que ir más allá del primer impacto y para que esto sea posible, hay que dejar de tropezar con los siguientes detalles

0
70 views
¿Cómo funciona el email retargeting?
¿Cómo funciona el email retargeting?

El email retargeting es un gran aliado para que tu estrategia de marketing funcione a la perfección y para que esta alcance más de un impacto.

¿Qué es el email retargeting?

Se trata de una herramienta basada en cookies que registran el comportamiento del usuario con su correo electrónico. Este sistema aumenta la efectividad de las newsletters, ya que estas se acaban adaptando perfectamente a las necesidades y deseos del usuario.

El funcionamiento es sencillo. Cuando una web registra la dirección electrónica de cualquier usuario esta le envía una serie de emails promocionales y gracias a unos cookies instalados en el email, se sabe si el usuario ha abierto el email, si ha clickado en algún mensaje o si ha visitado la página.

A partir de ese momento y gracias a la información obtenida, se pueden ir adaptando los mensajes a las exigencias del usuario.

El objetivo principal es aumentar el nivel de interacción del usuario en cada correo que este reciba. Paso a paso, y email a email, los futuros clientes van consumiendo los contenidos de la web en cuestión y poco a poco se van dejando convencer por la marca y por sus productos o servicios.

¿Por qué a veces no funcionan las estrategias de email retargeting?

Pero ¿Qué ocurre si comienzas a llevar a cabo tu estrategia de email retargeting y no estás recibiendo los resultados esperados? El problema no está en la propia estrategia sino en tu manera de ejecutarla. Comprueba si estás cayendo en los siguientes errores y corrígelos cuanto antes.  

Falta de personalización

El usuario se siente más valorado y apreciado si te diriges a él por su nombre de pila, si le hablas en segunda persona e incluso si conoces algo de su historial de compras.

Falta de claridad

El mensaje que diriges a tu futuro cliente debe estar claro y aunque la redacción de este es fundamental, también lo es el diseño del propio mensaje, el cual tiene que ser fresco, claro y adaptado a la imagen corporativa de tu empresa.

Asunto demasiado largo

Lo primero que lee el usuario es el asunto, así que procura que este no sea demasiado largo (entre 50 y 70 caracteres es perfecto) y que sea llamativo (para conseguirlo es interesante que este cuente con un “Call to Action” que despierte curiosidad al usuario para que este abra el mensaje).

Remitente poco concreto

Otras de las cosas que el usuario ve cuando recibe un mensaje es el remitente. Si este es demasiado genérico el usuario no reconocerá al que lo envía y lo más probable es que no abra el correo. Es importante que el nombre de la compañía o el del usuario del email se indique de manera clara para que el destinatario pueda identificar al que envía ese mensaje y tenga la confianza suficiente para abrirlo.

Mayúsculas o expresiones incorrectas

Si tu mensaje incluye mayúsculas, signos de exclamación o expresiones como “regalo” “ganar” o “gratis” tiene muchas posibilidades acabar cayendo en la bandeja de SPAM. Esto puede ser desastroso porque supone que ese cliente no va a volver a ver tus correos.

Pie de email inexistente

Por ley todos los emails deben incluir un pie en el que se indique información relacionada con la empresa emisora y también ofrezca la posibilidad de que el cliente se dé de baja la suscripción.

Si este pie no se encuentra en tus emails lo más seguro que el usuario te considere como una empresa de la que desconfiar.

Falta de optimización

Cada vez son más las personas que consultan su correo en dispositivos móviles como tablets o smartphones. Por este motivo, todos los emails enviados deben estar optimizados para todo tipo de dispositivos y pantallas.

Demasiada insistencia

Si un usuario no piensa comprar, no va a cambiar su idea por muchos mensajes que tu empresa le mande. Se cauteloso, no dejes que te olvide pero tampoco le atosigues.

Errores ortográficos o de diseño

Es posible que te invada la ilusión y que quieras enviar tu campaña de email marketing en cuanto esté lista, pero antes de esto debes comprobar la manera en que se muestran los mensajes en varios dispositivos. Chequea que todo esté perfecto antes de dar el pistoletazo de salida.

Falta de análisis a posteriori

Tu email puede ser perfecto y no por ello tiene que resultar infalible. Por este motivo es importante hacer un seguimiento de los correos enviados para saber lo que funciona y lo que no y saber qué estrategia has de llevar en la próxima campaña.

¿Qué te parecen estos consejos? ¿Has cometido alguno de estos errores? Si es así soluciónalos y sé el rey del email retargeting.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta