Lío de marcas con Phelps

La foto que Sports Illustrated lleva en portada muestra a los tres máximos medallistas estadounidenses de las olimpiadas de Río, entre los que está el nadador Michael Phelps, sobre quien se cierne la polémica por la marca de la ropa que lleva

0
36 views
phelps-under-armour-nike

Es el deportista más laureado de la historia. Las marcas se lo rifan. Michael Phelps, que ha competido en sus últimos juegos olímpicos consiguiendo 6 medallas (5 de ellas de oro), se ha metido en un jardín del marketing.

En el último número de la afamada revista deportiva Sports Illustrated el Tiburón de Baltimore, como se le conoce, posa junto a las dos otras grandes estrellas estadounidenses de estas olimpiadas, la también nadadora Katie Ledecky (4 oros y 1 plata en Río) y la gimnasta Simone Biles (4 oros y 1 bronce).

Hasta aquí todo bien, son los mejores deportistas estadounidenses de las olimpiadas. El problema viene porque Phelps está vestido con prendas de Nike.

Y Phelps tiene firmado un contrato deportivo con Under Armour. Fuera de competición olímpica, Phelps debería llevar siempre su ropa. Por contrato.

phelps-sports-illustrated-ledecy-biles
La portada de la polémica, con Phelps en el centro

Tanto el agente del nadador como un representante de esta marca dijeron a la agencia Bloomberg que Nike es la marca del equipo estadounidense y que por eso tenían que ir todos vistiéndola. Sin embargo, otras tres fuentes distintas confirmaron al mismo medio que eso no es cierto.

Y desde entonces, Under Armour guarda un absoluto silencio.

Esto va más allá cuando sabemos que Michael Phelps declaró en marzo que nunca ha vestido unas deportivas de Nike. Under Armour es una empresa cuya sede central está en Baltimore, donde Phelps nació. Y él pasó rápidamente de Speedo a esta. Eso sí, cabe remarcar que mientras está en las olimpiadas tiene que vestir de Nike. Salvo las zapatillas.

Phelps, ¿el último de muchos?

Es un mal momento para que surja una polémica semejante, teniendo en cuenta los problemas a los que se están enfrentando ambas marcas.

No parece el momento para una pelea fratricida por vestir a un deportista, aunque la historia del deporte tiene más de una similar. La última y más sonada fue el cambio de Nike por Adidas del Manchester United. El equipo inglés recibió casi 1.000 millones de euros por darle a Adidas la fabricación de sus camisetas.

Otro caso flagrante fue el de Pete Sampras y Andre Agassi, otra vez con Nike de por medio. Al parecer, la actitud de Sampras –lo calificaron de aburrido– no cuadraba con lo que Nike quería transmitir, por lo que en 2002 rompieron el contrato. Agassi quedó como el gran representante de la marca.

¿Traicionará Phelps a su marca y se irá con el gran rival? ¿Será Under Armour la que rompa con el Tiburón de Baltimore? Se admiten apuestas.

No hay comentarios

Dejar respuesta