Las reglas de oro de los anuncios japoneses

La publicidad japonesa se rige por normas distintas, por lo que hay que conocerlas bien para triunfar allí si decidimos movernos a ese mercado

1
20 views
Anuncios Japoneses

Cualquiera que haya hurgado levemente en la publicidad japonesa, principalmente en los anuncios para la televisión, habrá descubierto un submundo bizarro –aplicando aquí el significado francés de la palabra bizarre– y extravagante como poco.

Los anuncios nipones dejan a los espectadores sin palabras. Muchas veces no sabemos ni por dónde cogerlos. Para muestra, un botón:

[Sí, el padre de la familia es un perro, tienen un hijo afroamericano y Tommy Lee Jones es un alien]

Sin embargo, a las empresas japonesas no debe irles mal con este tipo de publicidad, porque siguen haciendo anuncios por el estilo. ¿Por qué triunfan, al margen del tema cultural?

Pues efectivamente, hay razones para creer que son efectivos. Tres, concretamente:

1. No preocupa tanto la funcionalidad

En un anuncio japonés la funcionalidad queda en segundo plano. Alguno se habrá echado las manos a la cabeza en este punto. Tiene su lógica, al menos para ellos: por encima de la efectividad pura está el guión.

Aunque no comprendas qué es exactamente lo que vende, aunque no entiendas las virtudes del producto seguro que recuerdas el anuncio y, cuando lo veas en la balda del supermercado, lo comprarás porque lo recuerdas con cierto aprecio.

2. Los famosos tienen poder

La cultura japonesa es muy colectiva, y aprecian de verdad el éxito ajeno. El testimonio de una persona que conocen les resulta mucho más válido en los anuncios que una detallada explicación científica.

Por eso Tommy Lee Jones, un actor muy apreciado en Japón, fue una apuesta sobre seguro. Pero no fue el único: para la misma marca (SoftBank) han trabajado Quentin Tarantino, Brad Pitt y Wes Anderson.

3. Anuncios + humor = éxito

Esta clave se cumple no solo en Japón sino en casi la totalidad del globo. El humor mueve el mundo, tanto más en los anuncios.

La primera década del siglo XXI ha sido el auténtico boom de los anuncios basados en el humor en el país del sol naciente, y el gusto de la audiencia por este contenido asegura bastante el éxito de la campaña.

Así que si estás dispuesto a importar tu producto al complejo mercado nipón, cuida estos detalles.

1 Comentario

Dejar respuesta