La máquina que sirve el vino perfecto

De momento los caldos que puede analizar la máquina son todos franceses. Sin embargo en poco tiempo añadirán los de otros países europeos como España o Italia, y los siguientes de la lista serán los de California

0
332 views
Si no quieres quedar como un inculto en vino y servir la copa perfecta tal vez te merezca la pena hacerte con una de estas máquinas: te lo da todo perfecto

A mucha gente le gusta el vino. Es una bebida con una universalidad similar a la de la cerveza, si no más grande incluso. Pero servir una buena copa de vino no es algo al alcance de todos, por lo que se ve. Para los que hemos nacido con dos manos izquierdas ha nacido D-Vine.

Con este invento se acabó quedar como un ignorante vinícola por ahí. El artilugio, una vez puesto en funcionamiento, separa en un pequeño tubo una ración de 100 ml del vino escogido y lo pone a la temperatura y aireamiento adecuado según los creadores del caldo. Y lo hace en apenas un minuto.

El tubo, similar a uno de ensayo, lleva incorporado un pequeño chip que es el que guarda los datos y sirve de sensor. De esta forma esa copa de vino siempre está en condiciones óptimas para disfrutarse.

Cuatro años para servir un vino

El primero prototipo de D-Vine se creó nada menos que en 2012, de forma que podemos decir que llevamos 4 años esperando a tomar el vino perfecto. Y no tendremos que recurrir a apps.

La principal razón de que hayan tardado tanto tiempo en verlo llegar a nuestro Viejo Continente es que los creadores querían que el motor enfriador trabajara en el menor tiempo posible y sin necesidad de enchufar la máquina. “No es lo mismo que un frigorífico”, explica Thibaut Jarrousse, uno de los cofundadores, “no reduce y mantiene la temperatura lentamente”.

Pero es más, porque la máquina no solo prepara el vino para su perfecta degustación. También aporta información sobre la temperatura y los maridajes perfectos de comida dependiendo del vino que vayamos a tomar.

El vino bien servido llega a Asia y EEUU

La empresa francesa lanzará el D-Vine en Singapur esta misma semana, su primer paso fuera de Europa. De ahí saltarán al complejo mercado estadounidense. Antes de eso querrán ampliar el catálogo de vinos con el que cuenta actualmente la base de datos del ingenio.

De momento los caldos que puede analizar son todos franceses. Sin embargo en poco tiempo añadirán los de otros países europeos como España o Italia, y los siguientes de la lista serán los de California.

Si quieres hacerte de este invento tendrás que aflojar el bolsillo: el D-Vine cuesta 1.790€ en su versión más económica. Sin embargo, ¿no es el vino ideal como el amor verdadero, invaluable? Pues eso.

No hay comentarios

Dejar respuesta