La isla que se olvidó del combustible fósil

La energía solar es una de las fuentes renovables de energía más extendidas del mundo y cada vez recibe más impulso. Grandes empresas se están involucrando en el desarrollo de tecnologías que permitan aprovechar mejor la energía del astro rey

0
9 views
Gracias a la energía solar y a Tesla y SolarCity una isla del pacífico podrá prescindir de la energía del gasoil para alimentar toda sus instalaciones

“La energía ni se crea ni de destruye, solo se transforma”, decía Antoine Lavoisier. Pero sí que se puede almacenar, por ejemplo, y podemos transportarla desde donde se genera hasta donde necesitamos usarla. Pero… ¿podríamos dar energía a toda una isla mal comunicada?

La energía solar es una de las fuentes renovables de energía más extendidas del mundo y cada vez recibe más impulso. Grandes empresas se están involucrando en el desarrollo de tecnologías que permitan aprovechar mejor la energía del astro rey.

4.000 km de Ta'u a Brisbane, nada menos
4.000 km de Ta’u a Brisbane, nada menos

Todos conocemos, aunque sea de oídas, SolarCity. Esta empresa es puntera en el diseño y creación de todo tipo de tecnología vinculada al sol. Y claro, es propiedad de Elon Musk. Y juntos Tesla y SolarCity pueden haber encontrado una solución a un problema de dependencia del gasoil de toda una isla del Pacífico.

La isla de Ta’u, en la Samoa Americana, mantenía su sistema eléctrico gracias al diésel. Pero transportar cantidades ingentes de combustible hasta allá es carísimo. La ciudad grande más cercana es Brisbane, en Australia, y está a más de 4.000 kilómetros por mar. A estos les podría venir bien la red de internet mundial que quiere desarrollar Musk

Alimentar toda una isla solo con el sol

La solución vino desde el sol. Combinando la generación de energía de SolarCity con las baterías Powerpack de Tesla se ha conseguido obtener 1’4 MW de capacidad, más un almacenamiento de hasta 6 MWh. Toda esta instalación puede aportar energía a los 600 habitantes de la isla durante tres días cuando no hay sol. Y recarga su capacidad cada 7 horas.

Este megaproyecto ha sido impulsado por ambas compañías juntas, y han tardado menos de un año en construir la instalación. Han situado 5.300 paneles y un total de unas 60 baterías, que son las que permiten que la isla siga teniendo electricidad incluso cuando el cielo se nubla.

En principio ha sido financiado por la Environmental Protection Agency, el ministerio de Interior y la Autoridad de Desarrollo Económico de la Samoa Americana. Y el sol ya es verdaderamente el astro rey de Ta’u.

No hay comentarios

Dejar respuesta