La cama que se hace sola

Hoy en día internet está en todo, incluso en los límites de la vagancia. Por eso no deben sorprendernos las apariciones de ideas tan estrambóticas como geniales

0
536 views
Si nunca te gustó hacer la cama entonces este invento es la solución a tus problemas: el dispositivo la hace por ti en apenas unos segundos

De niño no me gustaba hacer la cama. Bueno, ni de niño ni de mayor, pero uno se hace responsable. Ahora bien, si me hubieran dicho que semejante ingenio saldría algún día a la venta se lo habría pedido a los Reyes Magos de inmediato.

Una cama que se hace sola, el sueño de muchos amantes del caos en su habitación, llegará en breves a nuestras casas. Es la idea de Smartduvet, una empresa que ha logrado reunir dinero suficiente en Kickstarter para empezar la comercialización de estos edredones.

El ingenio consta de dos partes: la primera es un entramado de tuberías planas, inflables, que se coloca dentro del edredón. Por su interior circulará el aire que hará que la cama se rehaga por su cuenta.

Este entramado tiene unos imanes en las esquinas, ubicados en la zona interior de la funda, que se usan para fijar el cobertor a la cama y que sean el anclaje desde el que se coloque sobre el colchón.

La otra parte es un compresor de aire, como no podía ser de otra forma. Este compresor se une con un tubo al entramado que decíamos antes, los tubos de aire se inflan y la magia ocurre.

La cama conectada al móvil

Lo mejor de todo es que, al igual que gran parte de la tecnología que vemos actualmente, el compresor se conecta a nuestro smartphone. De esta forma podemos programar a qué hora se tiene que hacer la cama o permitir que se haga dándole a un botón.

Por supuesto, esto no sustituye nada: solo es un edredón. Es decir, que si no sueles usarlo pues no te va a servir y tendrás que recurrir al método tradicional.

Si quieres hacerte con uno de estos ingenios, tendrás que tirar de cartera. El individual (para camas de 90 cm) cuesta unos 190€. El doble, para camas de matrimonio, 260€. Eso sí, no volverás a hacer la cama en tu vida. ¿Te merece la pena la inversión?

No hay comentarios

Dejar respuesta