El Internet de las Cosas contra el crimen

0
220 views
El Internet de las Cosas contra el crimen

Los dispositivos conectados a Internet pueden empezar a ayudar en la lucha contra el crimen. La policía de Bentonville (Arkansas) ha emitido una orden a Amazon en la que pide a la compañía que entreguen los datos de un dispositivo Echo para ayudar a procesar a un presunto asesino.

James Andrew Bates, el sospechoso del caso, fue acusado de asesinato en primer grado en noviembre de 2015 después de que las autoridades encontraran a la víctima, Victor Collins, estrangulada y ahogada en la bañera de hidromasaje de Bates.

Bates dijo a la policía que había invitado Collins y otros dos amigos, Owen McDonald y Sean Henry, a ver un partido de fútbol y que decidió irse a la cama 1 de la mañana, dejando a la víctima y a McDonald para pasar el rato y beber en su bañera de hidromasaje.

Sin embargo, McDonald dice que dejó a Bates y Collins alrededor de las doce y media de la noche, historia confirmada por la propia esposa de McDonald.

Bates tiene varios dispositivos conectados a Internet en su hogar, como un termostato Nest y un sistema de alarma Honeywell, pero el testigo clave en el caso podría ser su Amazon Echo, que los registros policiales dicen que podría haber controlado la música, que se estuvo transmitiendo de forma inalámbrica a lo largo de la noche utilizando el asistente Echo Alexa.

Amazon podría dar la clave del crimen

Sin embargo, no está claro cuánto podría extraer la policía de los datos del dispositivo o lo útiles que podrían ser en este supuesto crimen. El dispositivo también transmite el audio a la nube, incluyendo una fracción de un segundo de audio antes de la palabra clave de activación.

Amazon se ha negado hasta ahora a entregar la información para el caso, y la compañía dice que no proporcionará la información de sus clientes “sin una demanda legal válida y vinculante”.

La policía ha aprovechado el dispositivo Echo de Bates de todos modos como prueba material del crimen, pero el que puede ofrecer una idea más concreta de lo que pasó esa noche podría ser el dispositivo inteligente que controla el agua de la casa. Según documentos judiciales la casa de Bates gastó 140 galones de agua (unos 530 litros) entre la una y media y las tres de la madrugada de la noche en cuestión.

Pero lo que realmente podemos sacar de este caso es la reflexión de cuánto puede ayudarnos el Internet de las Cosas legalmente contra el crimen. Parece ser solamente el primero de muchos misterios que estos aparatos nos ayudarán a resolver.

No hay comentarios

Dejar respuesta