Instagram no sólo va de fotos, también es tu nuevo (y exclusivo) bañador

Llegan los bañadores personalizados con las fotos de Instagram y hechos a medida. Es la exclusiva oferta de la marca de lujo Orlebar Brown

0
9 views
Bañador a medida
Instagram diseña tu bañador

Todo el mundo busca una manera de dar su toque personal para diferenciarse del resto. El mundo de la personalización es muy amplio y con la llegada del buen tiempo, la atención se centra en la moda veraniega. Ahora parece que lucir una toalla con nuestras iniciales se ha convertido en algo tan normal que se ha bajado del carro de la moda para dar paso a los bañadores personalizados… con las fotos de Instagram. Es la oferta de la marca de lujo Orlebar Brown.

Hace nueve años la empresa causó sensación cuando lanzó su línea de bañadores cuyos precios oscilaban entre los 200 y los 300 dólares (178-267 euros)… teniendo en cuenta que sus productos pueden alcanzar cantidades que doblan a las citadas. Orlebar Brown apostó por el estilo por encima de todo para nadar sin olvidar cómo aplicar la diversión a sus modelos adaptando sus miras.

Bañadores exclusivos
Tus imágenes de Instagram en tu bañador

Ahora, tal y como cuenta Business Insider, han decidido ir un poco más allá alcanzando un nivel superior. Bajo el hashtag #Snapshorts -que da nombre a la línea – ha decidido que sean sus clientes (y usuarios de Instagram) los que diseñen los bañadores que lucirán durante la temporada estival. Básicamente consiste en imprimir sobre la prenda cualquier imagen que el consumidor desee: desde una instantánea de su playa favorita en San Bartolomé hasta un mosaico del Mediterráneo.

Un bañador a medida

El funcionamiento es sencillo. Sólo hace falta descargarse, cómo no, la aplicación #Snapshorts de Orlebar. El siguiente paso será la elección de la imagen deseada aunque también ofrece la posibilidad de hacer la foto en el momento. Con la base del diseño, será entonces cuando el usuario tendrá ante sí la vista previa de su bañador para editarlo, rotarlo y recortarlo a su gusto. El paso final es escoger la longitud del bañador en cuestión… y esperar a que llegue el pedido en un período máximo de tres semanas. El único pero es su precio: la personalización es posible a partir de los 595 dólares (530 euros), pero nadie dijo que una prenda a medida (y exclusiva) fuera barata.

No hay comentarios

Dejar respuesta