La impresora 3D, el ticket de entrada a la fábrica de Willy Wonka

0
23 views
Hacer realidad la chuchería perfecta
Gominolas impresas en 3D

La impresora 3D ha abierto la puerta a todo un universo de creación que va desde las plantillas para los aficionados al running hasta el mundo de la comida. Muchos han podido comprobar qué se siente al imprimir chocolate o, incluso, una pequeña pizza. Ahora es el turno de los más pequeños de la casa (y también de los mayores, por qué no). Con sólo cinco minutos de su tiempo podrán dar rienda suelta a su imaginación y fabricar su gominola preferida con el sabor y los ingredientes que ellos elijan.

Probablemente es lo más parecido a la Fábrica de Chocolate de Willy Wonka. Según Gigazine, Magic Candy Factory pone a disposición de todos los amantes del dulce el taller de chucherías más grande del mundo. Y también el más mágico. Así las cosas, empleando una impresora 3D es como se fabrican las gominolas a través de un divertido proceso en el que se pueden personalizar los dulces. Además, han tenido en cuenta a aquellas personas que son celíacas o intolerantes a la lactosa incorporando productos sin gluten y sin lácteos.

La impresora 3D es el ticket de entrada a la fábrica de gominolas que todo niño ha dibujado en su mente. Presente en Europa (Reino Unido y Alemania, por ejemplo), Estados Unidos y con Japón en el punto de mira, el proceso de creación no puede ser más fácil: cada usuario elige su dulce preferido como base aunque también pueden emplear sabores originales, después escoge el diseño que va a crear y tras una espera de cinco minutos, la chuchería está lista para disfrutarla… después de haber abonado los pertinentes 20 dólares (18 euros) que cuesta el proceso.

No hay comentarios

Dejar respuesta