Hay un zombie en tu empresa y no lo sabías

Muchas oficinas parecen en vez de un lugar de trabajo, un escenario propio de la serie de The Walking Dead y no lo digo por el desorden y la devastación que caracterizan a algunas sino más bien por lo “personajes” que trabajan en ella

0
85 views
Trabajador Zombie
Trabajador Zombie

¿Eres un trabajador zombie o conoces a alguno? Seguro que sí, y no, no creo que estés loco por ver zombies en la oficina. Después de saber a lo que se refiere este término seguro que se te viene a la cabeza algún compañero o te empiezas a sentir culpable por ser un zombie profesional.

Características del trabajador zombie

El zombie profesional es aquel que se comporta de forma autómata, no profundiza en sus tareas y perjudican a la productividad del equipo.

Además, deambulan por los pasillos como lo harían los zombies “auténticos” y en vez de cerebros lo que buscan es una taza de café y una charla animada en la que “destripar” a los compañeros y aprovechar para hacer de todo menos trabajar.

No les motiva la nómina, están aburridos y sus capacidades profesionales están más que estancadas. A pesar de esto, fingen que siempre están muy ocupados y se quejan de ello en cualquiera de sus paseos en busca del tercer café de la mañana.

¿Por qué están ahí?

Cuando en una empresa prolifera este tipo de trabajadores no es porque se haya desatado una plaga sino más bien porque la propia empresa no ha tenidos las herramientas necesarias para acabar con estos zombies profesionales.

La compañía de The Walking Dead no cuenta con sistemas eficaces de evaluación y desempeño y por eso sufre esta plaga incontrolable. Los jefes no se fijan en sus colaboradores, no se encargan de corregirles y menos aún de llamarles la atención cuando alguna de las actitudes anteriores salen a la luz. Muchas veces el mayor zombie es el jefe y ese es el verdadero foco de la infección, porque después de un tiempo, su actitud crea un modelo a seguir muy peligroso para la empresa.

¿Cómo acabar con ellos?

Muchas veces es complicado deshacerse de este tipo de trabajadores. Suelen ser simpáticos, empáticos, no son conflictivos y saber disfrazar muy bien su ineficacia y su falta de ganas.

Muchos piensan que la solución es dirigirse al jefe y plantearle la situación, pero es complicado, porque en ocasiones los jefes están bajo los influjos del empleado tóxico.

Después de leer todo esto seguro que puedes asegurar, sin parecer un loco, que en tu oficina hay zombies. Espero que no seas uno de ellos…

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta