Cómo evitar un golpe de estado de los inversores

Puede ser un movimiento estratégico, puede ser que no vean que seas la persona indicada para llevar el proyecto o que tu empresa ha crecido por encima de tus posibilidades y no te vean capaz de llevarla ahora. Debes estar preparado para todo de forma que, si la situación llega, sea porque has querido tú

0
3 views
Si has logrado financiarte de forma externa es posible que la junta directiva decida dar un golpe de estado y sacarte de tu empresa. Aprende a evitarlo

Recurrir a inversores externos tiene cierto riesgo siempre. Y puede llegar el caso de que planteen una suerte de golpe de estado para quitarte el poder. De tu propia empresa.

Puede ser un movimiento estratégico, puede ser que no vean que seas la persona indicada para llevar el proyecto o que tu empresa ha crecido por encima de tus posibilidades y no te vean capaz de llevarla ahora. Debes estar preparado para todo de forma que, si la situación llega, sea porque has querido tú.

Si te has lanzado a buscar financiación externa, aquí tienes cuatro trucos para evitar ese golpe de estado.

1. Informa a tus inversores mensualmente y crea un frente unido

Es importantísimo ser transparente con tus inversores, incluso en los tiempos duros. Haciendo esto consigues formar un frente unido en crear un nuevo camino hacia adelante. Ya sea vender la compañía o encontrar otra fuente de financiación.

Antes de que la situación llegue al punto crítico, preserva tus relaciones con tus inversores estableciendo un punto de contacto con tu equipo. Además, los briefings mensuales entre tu equipo ejecutivo y la junta es son cruciales para mantener la cohesión.

2. Escoge a tu círculo íntimo con sabiduría y opta por equipos pequeños

Mantente templado con la elección de los cofundadores o de los jefes ejecutivos. El carácter es complicado de evaluar, pero tienes que darlo todo para encontrar confidentes honestos y de confianza. Jugadores de equipo que se unan a la compañía por la razón correcta.

No dejes de ser conservador mientras creces. Los peligros de las startups llegan si se crece demasiado rápido después de una ronda de inversiones exitosa. Es comprensible que quieras contratar a los mejores ahora que tienes dinero, pero recuerda que esto es un equipo. Y no siempre las estrellas saben jugar en equipo.

3. Sé humilde

Jack Dorsey, fundador de Twitter
Jack Dorsey, fundador de Twitter

Has tenido éxito suficiente como para atraer inversores y que estos confíen en ti, pero nadie es perfecto. Nadie puede prever cada minuto de lo que ocurre en su negocio. Aprende dónde están tus talones de Aquiles y crea un equipo que te complemente. Delega conversaciones entre el equipo ejecutivo y la junta a miembros más especializados para que sean más productivas.

Como ejemplo de esto tienes a Jack Dorsey, fundador de Twitter. A Dorsey lo echaron de su propia empresa en 2008 porque no fue capaz de conducir a su equipo con efectividad. Algo similar le ocurrió también al mismísimo Steve Jobs.

4. Abandona si ha llegado el momento

Una retirada a tiempo es una victoria, dicen. Es posible que tú mismo veas que no eres capaz de hacer avanzar más a tu empresa. Puede que hayas dado un paso en falso y caído en un bache del que no puedes salir.

Puedes evitar un golpe de estado que desequilibre a tu compañía abandonando por tu propio pie. Piensa en cuál es la mejor forma de ayudar. Puedes incluso mantener tu influencia sin ser el máximo responsable.

Navegar por las relaciones con los inversores puede ser como pasear por un campo de minas para un novato en esto de las startups. Las consecuencias pueden ser desde un fracaso hasta el decir adiós a tu empresa.

Abre líneas de comunicación con la junta, escoge bien a tu equipo, delega con coherencia y, si llega el caso, abandona y empieza un nuevo proyecto. Evitarás el golpe de estado y podrás seguir viendo crecer a tu criatura.

No hay comentarios

Dejar respuesta