Estos hologramas nos acercan a Star Wars

Los principios del Holovect Mk II son simples: cuando la luz viaja a través de dos medios diferentes puedes notar una variación en la imagen, como cuando miras a través de un vaso de agua. En esto se basan para crear imágenes tridimensionales

0
38 views
A todo fan de la saga le gustaría recrear los hologramas de naves y planetas que vemos en las películas. Con el Holovect Mk II será posible

Si eres fan de la saga de George Lucas esto te será familiar. Los hologramas como el que Leia mandó dentro de R2D2 se acercan a la realidad. Gracias a Holovect y su dispositivo de hecho ya es posible.

Holovect es una empresa que está buscando financiación a través de Kickstarter para poder desarrollar este invento. Ya han superado holgadamente la meta, también es cierto. Y quedan 16 días.

El dispositivo no crea exactamente hologramas. Más bien son “imágenes volumétricas proyectadas en aire modificado”. La diferencia está en un holograma es la grabación de patrones de interferencia en films o placas de cristal con la información tridimensional del objeto. El Holovect Mk II, en cambio, modifica el aire para que la luz de los láseres que lo componen se refracte de la forma deseada.

Cómo se crean los hologramas

Los principios del Holovect Mk II son simples. Cuando la luz viaja a través de dos medios diferentes puedes notar una variación en la imagen, como cuando miras a través de un vaso de agua. Este fenómeno se llama refracción.

La refracción depende del índice de refracción de los materiales, y con la tecnología de Holovect lo que se hace es precisamente modificar ese índice para poder crear las imágenes.

Controlando entonces simultáneamente la precisión del láser con la posición de una columna de aire modificado, un ordenador puede colocar un píxel volumétrico (o vóxel) de luz donde quiera. Pasando un rayo láser de un vóxel A a un punto B creamos un vector, y uniendo los vectores conseguimos la secuencia holográfica.

Aplicaciones de los hologramas

Lo ideal según sus creadores es combinar esta máquina con otras como impresoras 3D. De esta forma podemos modificar lo que necesitemos en el holograma antes de imprimir la versión definitiva.

Y no es complicado de manejar: funciona con archivos de extensión ‘.cad’, que por ejemplo usa la casa AutoDesk. Por lo tanto se convierte en una buena herramienta para ingenieros, arquitectos y demás profesiones relacionadas con el diseño en tres dimensiones.

 

x-wing-hologramas
Un X-Wing de Star Wars hecho con Holovect

El objetivo de la empresa ahora mismo es intentar reducir los costes de producción para mantener una gran comunidad de creadores. Si quieres uno vas a tener que ahorrar un poco: la contribución mínima para recibir uno en casa es de 800 dólares.

Pero qué son 732 euros comparados con la posibilidad de tener tu propia representación holográfica de un X-Wing.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta