Cómo escoger la financiación adecuada para empezar

0
8 views
Si ya has exprimido a familiares, amigos y cuentas de ahorro seguramente necesites encontrar financiación más allá de tus círculos: aprende a hacerlo bien

Si prevés que tu startup va a crecer mucho y rápido es muy posible que necesites más financiación de la que tú, tus amigos y tu familia podáis proveer. Tienes que tan creativo con el fund hacking, casi tanto como con el growth hacking.

El problema es que algunos empresarios creen que conseguir financiación es como un honor. Podría ser buena prensa para la startup, pero aumentar la financiación no es una meta en sí. Recuerda que la meta es conseguir resultados.

Pide una pequeña cantidad para probar un concepto

En los primeros momentos, si estás reuniendo financiación porque ya has exprimido todo lo posible a familia y amigos, es posible que busques más dinero en círculos externos.

Los bancos, por mucho que sorprenda, no ofrecen muchas facilidades (entiéndase la ironía). No es muy común encontrar startups financiadas por entidades bancarias. Pero si puedes poner algo como garantía se mostrarán más abiertos a negociar contigo.

De todas formas, es buena idea si no quieres depender de bancos ofrecer una pequeña demostración de lo que puedes hacer a cambio de una igualmente pequeña cantidad de dinero. Hazlo lo mejor que puedas.

Lanza una campaña de crowdfunding

Es un concepto de moda a la hora de reunir financiación. Una vez sabes que lo que tienes que ofrecer funciona, muéstralo a la web e intenta conseguir inversores particulares.

Este método funciona especialmente bien con proyectos creativos (cine y música), y menos para el software. Pero vale todo. Desde un reloj inteligente que no necesita pilas hasta ropa interior que bloquea las ondas WiFi.

Indiegogo o Kickstarter son las plataformas más habituales que albergan este tipo de proyectos.

Encuentra “ángeles inversores”

Así se llaman los inversores particulares que te financiarán con mucho dinero. Suelen aparecer por las plataformas de crowdfunding y suelen dejar entre 25 y 250.000 dólares. Y aportan dinero y experiencia.

Pueden ser muy complicados de encontrar. Muchos operan de forma indirecta o a través de plataformas como aceleradores de startups. No te hundas si no encuentras ninguno, pero alégrate si de repente aparece.

Acude a los venture funders

Como último paso, acude a este tipo de inversor. Los VCs pueden aportar al menos 100.000 dólares por proyecto, aunque lo normal es que no bajen de los 250.000. Se les reconoce porque suelen llevar la palabra Venture en el nombre.

Estas firmas son financiadores profesionales. Y son además directores que manejan una inversión en beneficio siempre de sus inversores. Los inversores suelen ser clientes que dedican una parte de su plan de pensiones para la financiación de startups. Ese dinero es al que se le llama venture capital, que juega con los dos posibles significados de venture: aventura y empresa.

No hay comentarios

Dejar respuesta