Envía besos a tu amor desde tu iPhone

En este momento, el Kissenger se encuentra en su fase de prototipo, y parece que solo funciona en dispositivos iPhone a través del puerto minijack, lo que los hace inútiles para los iPhone 7

0
190 views
Envía besos a tu amor desde tu iPhone

De vez en cuando, a lo largo viene otro aparato que trata de darle un toque humano al desnudo y frío metal. El Kissenger (no confundir con el político germano-estadounidense Henry Kissinger) es un mensajero de besos que promete replicar tu beso a un dispositivo asociado, que besará al destinatario por ti.

El gadget es una especie de estación de carga para el smartphone con una almohadilla de silicona en la parte delantera. Besas la almohadilla, que registra la presión de su beso a la aplicación y el receptor recibe el beso en su almohadilla.

El destinatario puede presionar su gadget contra los labios o la mejilla, mientras que los motores bajo el cojín de silicona empujan hacia fuera tu “beso”. Más o menos.

No está claro cómo de realista será, puesto que dicha almohadilla es una cama plana con pequeños pistones debajo de ella que ejercen presión. Tal vez sea como recibir un muy recatado ósculo en la mejilla.

En este momento, el Kissenger se encuentra en su fase de prototipo, y parece que solo funciona en dispositivos iPhone. Aunque no dudes que si funciona bien se acabe extendiendo a Android, como viene sucediendo de forma habitual. Sin embargo, el puerto de conexión es el minijack: usuarios de iPhone 7 os acabáis de quedar sin vuestros besos a distancia. A no ser que tengáis el conversor.

Este no es el primer mensajero de besos

Aunque se anuncia como el “primer mensajero de besos del mundo” la realidad es que no es el primero. Ni siquiera es el primero de su nombre, como se suele decir en Juego de Tronos.

El anterior Kissenger, que no tenía nada que ver visualmente, tiene motores por debajo de sus “labios” de silicona que giran y se mueven para replicar el beso del remitente, de acuerdo con su sitio web.

viejo kissenger
El viejo Kissenger, nada que ver con el nuevo

No está claro si el Kissenger viejo alguna vez llegó a fabricarse. Se ideó en un laboratorio de investigación de la Universidad Nacional de Singapur, y el sitio web del gadget muestra sólo un poco de información al respecto sin incluir instrucciones de cómo realizar un pedido. El último tweet de la cuenta se hizo en octubre de 2015.

Queridos enamorados usuarios de iPhone, he aquí vuestro futuro romántico. Tal vez os sirva como regalo de San Valentín.

No hay comentarios

Dejar respuesta