¿Efectividad o visibilidad? He ahí la cuestión

La visibilidad ha cambiado el modo en que la publicidad online funciona. Tradicionalmente, una empresa pagaba por un anuncio digital cuando se había aceptado, sin importar dónde se colocara. Incluso si el cliente no lo veía se pagaba por la impresión

0
5 views
La decisión entre efectividad y visibilidad no es sencilla

Vaya por delante que, al decir visibilidad, me refiero al concepto de que al menos el 50% de una impresión se capte en menos de un segundo. Lo que se consigue, supuestamente, saliendo lo más arriba posible en una web. La efectividad es lo que es, eso no cambia.

Pero, ¿qué es mejor en una campaña publicitaria? Muchos dirán que la efectividad, sin duda alguna. No siempre debe ser así, aunque suele ser la mejor opción.

“La visibilidad entonces”, pensará alguno ahora. Tampoco. Los intentos de los anunciantes de hacer que triunfe una campaña 100% destinada a la visibilidad han hecho más mal que bien.

Esta visibilidad ha cambiado el modo en que la publicidad online funciona. Tradicionalmente, una empresa pagaba por un anuncio digital cuando se había aceptado, sin importar dónde se colocara. Incluso si el cliente no lo veía se pagaba por la impresión.

Eso hizo que las marcas y agencias de publicidad empezaran a exigir el pago solo cuando se viera el anuncio. Y claro, los precios se encarecieron. Esto ha hecho que alcanzar la visibilidad del 100% sea una utopía y acabe en desastre financiero.

¿Dejamos de lado visibilidad por más eficiencia?

De forma que queda la eficiencia. Que el anuncio funcione. A menudo esto queda en segundo plano, robándole recursos en pro de salir más alto.

Craso error. Una campaña debe estar bien equilibrada en ambos términos. Sí, es importante salir arriba, pero si el anuncio no funciona… ¿de qué nos sirve? Si vamos a pagar por impresiones, con un 75% de visibilidad seguramente vayamos bien.

Las tendencias y nuestro conocimiento de ellas evoluciona. ¿Optamos entonces por efectividad o visibilidad? La segunda es muy importante, pero la primera es fundamental también. Eso sí, si nos centramos solo en que se nos vea mucho podemos perder el foco de lo que realmente necesitamos: vender. Si hay que optar, mejor seamos efectivos.

Sigue leyendo

No hay comentarios

Dejar respuesta