¿Qué está pasando con los drones?

La relación con los aviones no tripulados -o drones- sigue adelante, pero muchos se preguntan si simplemente son divertidos juguetes o una peligrosa herramienta

0
14 views
Utilidad de los drones
Polémica con los drones

La relación de Japón con los aviones no tripulados -o drones- sigue adelante, pero muchos se preguntan si simplemente son divertidos juguetes o una peligrosa herramienta, tal y como pone de relieve Japan Trends. Hubo un momento en el que se hicieron famosos porque ofrecían la posibilidad de hacer fotos aéreas, pero, de repente, empezaron a ser frecuentes los incidentes con los drones y su zumbido acabó siendo algo tan molesto que se puso de moda: fue seleccionada como una de las diez palabras del año .

El despunte llegó cuando un dron se coló en la residencia oficial del primer ministro de Japón… después de haber aterrizado allí una semana antes. Se trataba de una forma de protesta de Shinzo Abe contra las políticas de funcionamiento de las plantas de energía nuclear en Japón y contenía arena ligeramente radiactiva de Fukushima. El culpable se entregó a la Policía y fue detenido.

Un mes después un adolescente colóco un dron en el templo de Zenkoji (Nagano) y sobrevoló tanto las zonas más turísticas como los alrededores del Parlamento japonés. Cuando anunció que pretendía volar su dron en la concurrida Sanja Matsuri en Asakusa (Tokio), la Policía reaccionó y detuvo al niño de quince años. Y es que de acuerdo con las leyes actuales, un avión no tripulado no puede volar a ni una altura de más de 150 metros ni en zonas pobladas. El Gobierno prohibió los drones en el espacio aéreo de Tokio.

La reciente desregulación permitirá a Amazon utilizar aviones no tripulados para entregar bienes médicos y otros artículos en un distrito designado especialmente en Chiba, a sólo 10 kilómetros de la base de Amazon. Si la prueba tiene éxito, los drones pueden sustituir al personal en las entregas… aunque no esperan que este servicio esté disponible en el centro de Tokio a corto plazo. El lado divertido de los drones se demostró en un anuncio de Buyma: aviones no tripulados y perfectamente sincronizados cubrieron algunas partes de una serie de bailarines desnudos.

La policía japonesa, en cualquier caso, también parece ver en los drones una posible arma terrorista. Tanto es así que han desplegado nuevas tácticas especiales para detener cualquier avión no tripulado que entre en el espacio aéreo de Tokio o de sitios como plantas de energía nuclear y aeropuertos. Irónicamente, la táctica implica drones: una escuadra de cuatro de ellos son los encargados de neutralizar las posibles amenazas. ¿Dónde irán a parar los drones en 2016? Todo apunta que las medidas de seguridad van a ser reforzadas aún más.

No hay comentarios

Dejar respuesta