El diseño de tu web nunca está completo

El gusto de los consumidores cambia, y mientras que un diseño gusta ahora puede ser que dentro de un año –o una semana– no. Solo hay que ver los cambios que han vivido Facebook o YouTube

0
49 views

Es muy fácil encontrar un diseño para tu web que te guste. Y querrás mantenerlo para siempre. Sin embargo, cualquiera que trabaje en la red de redes te dirá que nunca está completo. No importa lo que te guste.

Cualquier web se ha visto sometida a cambios a lo largo del tiempo, más cuanto más tiempo lleve activa. Y a nosotros mismos nos esperan muchos más cambios, esperamos. Aunque esto pueda sonar negativo en realidad no lo es.

El gusto de los consumidores cambia, y mientras que un diseño gusta ahora puede ser que dentro de un año –o una semana– no. Solo hay que ver los cambios que han vivido Facebook o YouTube.

El diseño de Facebook en 2009. Igualito al de ahora
El diseño de Facebook en 2009. Igualito al de ahora

¿Cómo acertar en los cambios de diseño?

Esta parte es menos sencilla, claro. Puede llevar cierto tiempo y unas cuantas pruebas. ¿Qué pasa si a tus clientes o visitantes no les gusta? ¿Y si el nuevo diseño no funciona? Bien, hay unos pasos a seguir para minimizar perjuicios.

Descubre lo que no gusta a los clientes y arréglalo

Los usuarios son al fin y al cabo los que deben determinar cualquier cambio en el diseño. Haz el sitio más sencillo y gratificante. Que se sientan más animados a volver en el futuro. Encontrar problemas puede ser complicado, pero hay herramientas gratuitas como Hotjar que ayudan y mucho.

Cambia colores (aquí hay unos cuantos que funcionan bien), coloca las cosas de otra forma, rediseña cajas… todo vale.

Usa chats para hablar con ellos

Mientras que las herramientas pueden ayudarte a encontrar fallos, lo mejor es establecer una línea de contacto directo con los clientes. Existen varias aplicaciones para esto.

De esta forma verás los problemas de primera mano con usuarios reales y te dará una dimensión humana que puede hacerte destacar entre la competencia. Y te ahorra tiempo: ellos son los que te dirán qué tienes que cambiar en la página.

Haz dos versiones del nuevo diseño

Tener dos versiones funcionando a la vez, dirigiendo a los usuarios a una u otra, te ayudará a decidir cuál de las dos funciona mejor. A largo plazo te ahorra dinero y tiempo, además de que harás los cambios con más seguridad.

Tu web tiene que ser muchas cosas para mucha gente. Una tienda, un medio de comunicación, un megáfono… no hay una forma única de hacer todas las cosas bien, y no hay manera de asegurar que funcione nada para siempre.

Cambia, cambia constantemente y sin miedo. Redefine y mejora tu sitio todo lo que puedas. No solo te ayudará a ser relevante ahora, sino que lo serás en el futuro.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta