El disco duro más pequeño del mundo

Según los investigadores que han desarrollado este invento, si el sistema de almacenamiento se hiciera firme y comercial podríamos almacenar toda la obra literaria mundial en un espacio del tamaño de un sello

0
23 views
Disco Duro Atomo Nanometro

No estamos hablando de centímetros. Ni siquiera de milímetros. El disco duro más pequeño del mundo funciona a nivel atómico y almacena 1 kilobyte en tan solo 100 nanómetros de ancho. Esto es, 0’000001 milímetros.

Para que intentes hacerte una idea de cuán pequeño es eso, porque el ojo humano así tal cual no lo capta, imagina un milímetro, que es más o menos este guion -. Ahora divídelo en mil partes iguales. Y ahora divide una de esas mil partes en otras mil. Eso es 1nm.

Y en ese espacio tan minúsculo han conseguido investigadores de la Universidad Tecnológica de Delft (Países Bajos) escribir 1kB de datos. Si lleváramos esto a un disco duro de los que conocemos hoy en día, digamos que 500 terabytes cabrían en apenas 6’45 cm2.

Disco Duro 6 Centimetros
Esto mide 6,45cm2

Esa superficie no es más grande que el cuadrado que ves a la derecha, apenas un pin que podrías colgarte de la solapa.

Si este sistema de almacenamiento se hiciera firme y comercial, en palabras de los investigadores que han desarrollado este disco duro podríamos almacenar toda la obra literaria mundial en un espacio del tamaño de un sello.

Uniendo esto a las memorias cuánticas, queda claro que este siglo va a ser en el que los discos duros alcancen niveles que solo podíamos imaginar gracias a la ciencia ficción.

¿Cómo funciona este disco duro?

El átomo que se ha usado para escribir datos es de cobre. Por lo tanto, tenemos dos átomos de cobre, que cada cual corresponde a un uno y un cero. Recordemos que los datos se transmiten en sistema binario.

Por lo tanto, usando un átomo de cloro que cubra una de las dos posiciones tenemos el uno o el cero. Si está arriba, será 1. Si está sobre el de abajo, un 0. Cada uno de estos pares de átomos de cobre sería un bit. Colocando 8 en fila, tendríamos un byte. Un byte que ocupa el espacio de 8 átomos.

La comercialización, lejana

Pero de momento es impensable que este método pase de los laboratorios a las tiendas. Para empezar, porque los átomos de cloro y cobre solo permanecen estables en el vacío. Y bajo temperaturas extremas, como las que aporta el nitrógeno líquido.

Los propios creadores de este disco duro piensan que aún quedan muchos años de desarrollo, pero que sin duda llegará el momento en el que esta ciencia, llamada nanotecnología precisamente por el tamaño de los componentes, se abrirá paso.

¿No sería genial poder llevar todo lo que necesites en una moneda de cinco céntimos?

Puede interesarte

No hay comentarios

Dejar respuesta