Dime con quién te sientas y te diré cuánto de productivo eres

Escoger a un buen compañero de mesa en la oficina puede hacer que tu rendimiento mejore en un 15%

0
7 views
Dime con quién te sientas y te diré cómo de productivo eres

¿Quieres ser más productivo? Escoge bien quién se sienta a tu lado en el trabajo y a qué distancia está. Puede parecer una tontería, pero la elección correcta puede mejorar tu rendimiento en un 15%.

Los investigadores de Cornerstone OnDemand, en colaboración con investigadores de la Harvard Business School, han realizado un estudio llamado “Planning Strategic Seating to Maximize Employee Performance”. En este, se han estudiado los datos de más de 2.000 empleados en un periodo de dos años. El entorno en el que se encontraban estos era el de una gran compañía tecnológica que sitúa sus centros de trabajo en Europa y Estados Unidos. La conclusión más llamativa a la que llegaron los investigadores fue que situar de manera adecuada a los trabajadores podría generar casi un millón de euros anuales de beneficio al año.   

Según este estudio, hay tres tipos de empleados:

El productivo: el trabajador que es muy productivo pero cuyo trabajo no alcanza la suficiente calidad.

El perfeccionista: el que sí que presenta su trabajo con altos niveles de calidad pero es menos productivo que el anterior.

El generalista: el que presenta niveles equilibrados entre productividad y calidad.

La combinación de estos tres afecta a la productividad de cada uno. Según los datos extraídos del estudio, juntar al perfeccionista con el productivo, y hacer que el generalista esteé lejos, hace que los dos anteriores mejoren su productividad en un 13% y que la efectividad del empleado suba un 17%.

Lo que mejor resultado da es situar cerca a los trabajadores que tengan características opuestas. Esta unión genera reacciones positivas, ya que los ambos se influencian y mejoran las carencias del contrario.

El empleado tóxico

El estudio también revela que hay otro tipo de empleado que no solo no es productivo sino que también es tóxico, o como lo llamábamos en otro artículo, zombie. La existencia de este tipo de trabajadores afecta de manera negativa tanto para la empresa como para sus empleados. Los que son tóxicos tienen una mayor influencia sobre el estrés y el desgaste en la realización de tareas de sus compañeros.

Si uno de cada 20 trabajadores es tóxico, este le puede costar a la empresa alrededor de 11.700 euros, mientras que un empleado no tóxico vendría a costar alrededor de 4000 euros.

Un trabajador normal que esté influenciado por este tipo de trabajador tiene un 50% de probabilidades de convertirse en uno tóxico. Si esto ocurre los efectos sobre la productividad son enormes.

Sin duda hay una ciencia detrás de la ubicación  de cada empleado. Hoy en día, las empresas modernas están continuamente mudándose a espacios abiertos y lugares de trabajo flexibles. Estas son las que más cuidado deben tener a la hora de situar a cada empleado en su lugar de trabajo. Si se equivocan no es que las compañías pierdan sino que dejan de ganar mucho dinero.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta