El diamante, ¿mejor amigo de la informática?

Cambiar el silicio por diamante en los procesadores puede suponer el fin de la era del silicio y entrar en una etapa en la que los aparatos serán más finos y con mejor rendimiento

0
36 views
Diamante Procesador

Lo cantaba Marilyn Monroe: El diamante es el mejor amigo de la mujer. Pero ahora parece que las lealtades evolucionan y este trozo de carbón convenientemente cristalizado puede haber encontrado otro gran amigo.

En efecto, la informática puede haberle hallado otra utilidad al material más duro del mundo, y es nada menos que sustituir al silicio en la composición de los procesadores.

No es cosa baladí: el procesador al fin y al cabo es lo que hace que un ordenador funcione, es lo que le hace procesar (valga la redundancia) los datos, hacer sus cálculos y, en definitiva, que haga todo lo que puede hacer.

Si cambiamos el silicio por el diamante, por lo que se ha podido comprobar, aumentará la vida útil de los dispositivos al igual que el rendimiento. ¿Cómo es esto posible? Resulta que el diamante no solo es el material más duro de la escala de Mohs. Tiene más propiedades.

Por ejemplo, soporta el calor cinco veces mejor que el silicio, lo que es considerablemente positivo para la informática, uno de cuyos caballos de batalla es precisamente el calor (recordemos que la única memoria cuántica efectiva aún no funciona a temperatura ambiente más que unos segundos, por ejemplo). Las pérdidas de energía son otro gran factor a favor del diamante: un 90% menos.

El diamante, enfriador de circuitos nato

¿A nadie se le ha calentado la oreja después de una conversación de teléfono particularmente larga con su madre? Problema resuelto: el calor se reduce drásticamente. Por supuesto, esto consigue que los componentes duren más.

Además, permitirá hacer smartphones más finos porque casi se podrá prescindir del sistema disipador del calor (que tendrá que haber uno, pero podremos reducir drásticamente el tamaño).

De esto se beneficiarán también las industrias aeronáutica y espacial. El procesador de diamante les puede ayudar a aguantar mejor la radiación de alta intensidad y las radiografías.

La empresa Akhan es la que está llevando a cabo el desarrollo de este procesador, que de momento aún está en fase de pruebas. Pero, como dicen en Casablanca, este puede ser el inicio de una bonita amistad entre el diamante y la informática.

No hay comentarios

Dejar respuesta