La desmotivación, ese peligroso adversario

Los trabajadores de tu empresa deberían sentirse siempre motivados para que funcionen mejor y por lo tanto tu negocio funcione mejor. Sigue estos pasos para lograr más efectividad y sinergia con tos empleados

0
685 views
Desmotivacion Laboral

Una empresa que quiera medrar en un mundo tan competitivo como este tiene que tener en cuenta que sus empleados son parte fundamental del proceso. Por lo tanto, es mejor tener siempre en mente que un trabajador motivado dará siempre mejor rendimiento que uno que no lo esté. Todo buen empresario tiene que luchar contra la desmotivación de su plantilla.

¿Y cómo podemos hacer para que este mal endémico no destroce la efectividad de nuestra empresa? Vamos a analizar las claves que pueden llevar a los trabajadores a caer en la desmotivación para que podamos combatirla:

1. Estancamiento profesional

Está en el ADN de cada uno: queremos mejorar, hacer las cosas bien y mejor y convertirnos en los mejores en nuestro trabajo. Si hacemos que nuestros trabajadores tengan una vida laboral tediosa, aburrida o repetitiva que no les permita progresar y realizarse no podremos retenerlos por mucho tiempo y buscarán una alternativa que les permita seguir creciendo fuera de la empresa.

2. Falta de reconocimiento

Que es importante dar un toque de atención cuando alguien mete la pata es obvio, y debe ser proporcional en función de las consecuencias que tenga ese error. Pero tan importante es esto como felicitar y gratificar al empleado cuando hace las cosas bien o un acierto suyo genera beneficios de cualquier tipo a la empresa. Si solo nos pronunciamos cuando un trabajador hace algo que llama particularmente la atención generaremos un mal sentimiento de frustración.

3. Estancamiento salarial

Como dice Pink Floyd, “if you ask for payrise it’s no surprise that they’re giving none away (si pides un aumento no es sorpresa que no te den nada)”. La canción, Money, es una clara crítica a lo avariciosos que pueden llegar a ser los empresarios, preocupados solo por su beneficio y sin hacerlo por sus empleados.

Por muy minimalistas que sean, el dinero importa. Y dar pequeños aumentos e incentivos a tus trabajadores que se vayan incrementando con el tiempo hará que se sientan más valorados y que te valoren mejor.

4. Cultura empresarial

Una empresa es un barco con un destino. Si no reman todos en el mismo sentido el barco naufraga seguro. Por lo tanto es importante que todos compartan ese objetivo y se sientan identificados con el triunfo de la empresa. Si alguien se siente incomprendido, se desmotivará y aparecerán conflictos. La comunicación vertical interna es básica.

Ya con esto tendrás claro que tus empleados son los auténticos pilares de la empresa, así que mejor dedicar un tiempo a cómo mantenerlos motivados.

No hay comentarios

Dejar respuesta