El declive de HTC ¿Qué le pasa a este gigante de la telefonía móvil?

El fabricante que dominó Android y que creó teléfonos “icónicos” está pasando por una mala etapa, muchos creen que esta gran marca no va a poder recuperarse ¿Tú qué opinas?

0
27 views
HTC Declive

Esta marca taiwanesa de teléfonos inteligentes no está pasando por su mejor momento y los resultados del segundo trimestre de 2016 tampoco es muy alentador. ¿Qué puede hacer HTC para recuperarse?

Parece que no están siguiendo el camino correcto

Está claro que la estrategia que HTC está llevando a cabo no es la correcta y los datos son los que nos están demostrando esto.

Comparemos este año con el anterior. En 2015 HTC tuvo unos ingresos en el segundo trimestre de 929 millones de euros. En 2016, en este mismo periodo, los ingresos fueron de 532 millones de euros. Como podemos comprobar, el tema es grave y es algo que preocupa muchísimo, no solo a la marca, también a sus trabajadores y a sus consumidores más fieles.

¿El paso siguiente? Despidos

La respuesta de HTC ante esta crisis fue hacer recortes de empleo, concretamente, el 15 % de la plantilla iba a ser despedida. Pero los sindicatos de Taiwán salieron a la calle para protestar alegando que esos despidos eran ilegales. Fue entonces cuando la empresa decidió reducir el número de personas despedidas. En principio 600 personas se iban a quedar en la calle y finalmente fueron 340 personas.

Hay que tener en cuenta que estas personas no han sido despedidas porque hayan hecho su trabajo mal sino porque la empresa no ha llevado a cabo la estrategia correcta. Algo verdaderamente injusto, pero inevitable cuando las empresas se ven en apuros…

El futuro de HTC depende de sus gafas de Realidad Virtual y de su buque insignia, el HTC 10

La compañía taiwanesa asegura que podrán recuperarse si siguen apostando por la realidad virtual. Las HTC Vive, el primer dispositivo de Realidad Virtual que permite un cierto grado de desplazamiento físico y seguimiento real de las manos, se está vendiendo bastante bien. Y su buque insignia, el HTC 10 uno de los móviles más potentes del mercado, también está teniendo buena acogida.

Esto puede sonar a buenas noticias pero lo cierto es que esta acogida no es suficiente ya que, cómo hemos comentado, los ingresos de la empresa se han reducido a casi la mitad si lo comparamos con el año pasado.

Esta historia es una cura de humildad, no solo para HTC, sino para cualquier gigante tecnológico. Por muy grandes que sean estas empresas puede llegar un momento en el que dejen de funcionar. Es entonces cuando el declive es inminente y lo más importante para la empresa y sobre todo para sus trabajadores es evitar que el golpe sea demasiado duro.

No hay comentarios

Dejar respuesta