El crowdfunding sirve para ganar dinero y Housers lo ha demostrado

Se ha demostrado que el crowdfunding abre una ventana a la oportunidad de sacar rentabilidad a esa inversión realizada. Housers lo ha hecho en el mundo inmobiliario

0
122 views
Hacer negocio con el crowfunding
Housers demuestra que el crowdfunding es un negocio

En los últimos años, el escenario financiero en el que se ha visto sumergida nuestra sociedad ha dado lugar a una pintoresca forma de lograr financiación. Hablamos del crowdfunding o inversión colectiva. Un método que ha servido para sacar adelante buenas causas, pero también para salvar a entidades como fue el caso del Mirandés. Tal y como informa El Referente, ahora se ha dado un paso más demostrando que el crowdfunding abre una ventana a la oportunidad de sacar rentabilidad a esa inversión realizada. Housers lo ha hecho en el mundo inmobiliario.

El crowdfunding ha comprado una casa en Barcelona.

¿Cuál es la intención? Sacar partido a la inversión que las 154 personas participantes han hecho en la compra de una casa en Barcelona. ¿Cómo? En primer lugar se pretende alquilar la vivienda para conseguir una rentabilidad anual del 6,67%, pero dentro de cinco años sus planes pasan por vender el inmueble con una rentabilidad acumulada del 66% y un beneficio bruto del 47% sobre el precio de compra. Quizás se pierde la acción desinteresada del crowdfunding, pero también es una forma de hacer negocio como otra cualquiera.

No es una novedad, pero sí la primera vez que algo así tiene lugar en Barcelona. Ha sido en la capital de Cataluña donde un grupo de inversores ha comprado una vivienda a través del crowdfunding: 39 metros cuadrados en pleno centro de la Ciudad Condal. La inversión total (161.844 euros) se consiguió en 45 de la mano de 154 inversores que pusieron sobre la mesa cantidades que oscilan entre los 100 y los 16.200 euros. Un desembolso que no sólo incluye la casa, también el valor de adquisición (86.000 euros, un 25% por debajo del mercado), los impuestos, los gastos jurídicos y la reforma que se llevará a cabo.

El crowdfunding inmobiliario llega a Barcelona.

Esta es la línea en la que se mueve Housers, una comunidad online de inversores inmobiliarios que, hasta el momento, había actuado en Madrid y en Valencia. Ahora, con la incorporación de Barcelona extiende su rango de actuación. Y es que Housers da la oportunidad de invertir en ciertas propiedades que de otra manera sólo estarían al alcance de grandes bolsillos. Con una aportación mínima de cien euros ya puede convertirse en inversor inmobiliario… aunque deberá compartir los beneficios con más gente.

No hay comentarios

Dejar respuesta