La creación de ADN sintético avanza

Un grupo de investigadores de Estados Unidos pretende empezar un proyecto de diez años para empezar a sintetizar ADN, aunque las trabas éticas al respecto de semejante investigación puede ralentizar el proceso

0
34 views
ADN Sintetico

Diez años. Es el plazo que se ponen en un grupo de investigación estadounidense para conseguir algún resultado acerca de su investigación sobre el ADN sintético que quieren desarrollar pase lo que pase. Una investigación que puede suponer mucho para el campo de la biotecnología.

Con esta tecnología sería posible, por ejemplo, hacer crecer órganos “naturales” listos para trasplantar o para darle un impulso al desarrollo de vacunas, según han publicado los impulsores del proyecto en la revista Science.

Críticas contra el ADN sintético

Por supuesto, la idea ha generado bastantes críticas desde las alas más conservadoras de la sociedad. La posibilidad que esto genera de crear vida a partir de la nada es una barrera ética que deben superar. Otra pega que le ponen al proyecto es el secretismo en el que está envuelto hasta la fecha.

Los investigadores afirman que el proyecto es de la misma envergadura que el llevado a cabo por el Human Genome Project, que logró hacer un mapa de todo el genoma humano en 2003. O al menos del 99’9% que tenemos en común todos los seres humanos. Los científicos a cargo del proyecto dicen que es bastante más ambicioso y más centrado en la comprensión de las aplicaciones prácticas que tiene la recreación sintética del ADN.

La gran diferencia con el Human Genome Project es que en este caso no se trata de “escribir” la información, sino de “leerla”, lo que simplificaría los costes. De hecho la cifra de la que hablan es siempre inferior a los 3.000 millones de dólares.

Igualmente, a sus detractores les dicen que este proyecto más ambicioso puede ser un salto gigante en la lucha contra enfermedades degenerativas como el cáncer o generar inmunidades contra virus como el del SIDA.

Puede ser un gran paso adelante en la lucha contra enfermedades degenerativas y una gran ayuda para dejar de depender de donantes de órganos, pero el dilema ético está ahí, ¿de qué lado os decantáis?

No hay comentarios

Dejar respuesta