El coche autónomo que podría no existir

Si bien el futuro del coche autónomo tiene buena pinta, lo cierto es que no es así para el de una de las marcas más reconocidas del mundo de la tecnología que podría cancelar su proyecto el año que viene

0
17 views
Si bien el futuro del coche autónomo tiene buena pinta, lo cierto es que no es así para el de una de las marcas más reconocidas del mundo de la tecnología que podría cancelar su proyecto el año que viene

Es una posibilidad que un coche autónomo, uno de los más esperados, ni siquiera vea la luz. Sus creadores están planteándose que ni nazca por la viabilidad del proyecto.

Y eso que llevan más de dos años desarrollando el proyecto, pero según una información de la agencia Bloomberg el Apple Car podría quedarse en el cajón de las cosas que nunca hicimos.

La firma de Cupertino se ha dado un plazo para reflexionar acerca de su coche autónomo. Durante todo el año que viene estudiarán su viabilidad y decidirán en qué dirección orientan el proyecto.

Sabiendo que la Manzana está pensando ya en cómo será el iPhone 8 menos de un mes después del lanzamiento del 7 y las modificaciones que conllevan más desembolso por parte del usuario (como los polémicos AirPods), si no encuentran que sea económicamente rentable seguramente abandonen el Apple Car.

Recreación del Proyecto Titán de Apple
Recreación de cómo podría ser (o haber sido) el Proyecto Titán de Apple

La idea de comercialización de este coche autónomo que tenía Apple era la de vender 500.000 unidades a partir de 2020. En caso de que quede en nada, un equipo de más de 1.000 colaboradores dedicados expresamente al proyecto se iría al garete.

Abandonos en el Titán

Ese es el nombre que le han dado al desarrollo del coche autónomo: Titán. Y, según Bloomberg, otra razón de que se esté yendo abajo el sueño de Apple es la abundancia de conflictos internos.

Sin ir más lejos, el líder del equipo. Steve Zadesky, antiguo ingeniero de Ford, abandonó el proyecto a principios de 2016. Su puesto lo cogió Bob Mansfield, uno de los desarrolladores del iPad.

Desde que Mansfield se puso al mando rebajó las expectativas. Impuso la idea de que nunca serían un competidor directo de Tesla para concentrarse en una plataforma de autoconducción menos ambiciosa. En los meses siguientes, varios ingenieros fueron dimitiendo y los procesos de ensayo se anularon.

Ahora, el Titán quiere redefinir su actividad hacia el desarrollo de un sistema de conducción autónoma para venderlo a los constructores. Y, si la idea más adelante fragua mejor, retomar la idea del Apple Car.

La carrera por el coche autónomo se acelera

El futuro para los coches autónomos se presenta brillante. Por ejemplo con la irrupción de Uber y sus primeros coches sin conductor que ya funcionan en Pittsburgh. En conjunto con Ford, todo hay que decirlo.

Pero hay más. Google está en conversaciones con Fiat para desarrollar una flora de 100 coches con sensores de autonomía. Baidu y BMW también podrían asociarse, como podrían hacerlo también con Tesla. Y Volvo ha planificado pruebas de su XC90 en Londres para el año que viene. El Titán podría pasarlo mal con tanto competidor.

No hay comentarios

Dejar respuesta