Cobrar facturas es más fácil con Besepa

"Es fundamental usar un lenguaje más cercano. El banco de repente sale con 'identificador de acreedor', 'deudor', 'referencia única del mandato'… nosotros le pedimos al cliente que nos diga a quién y cuánto tiene que cobrarle y ya nos encargamos nosotros del resto"

0
54 views
Besepa es una startup española que ayuda en el cobro de las facturas de tu empresa

Alberto Molpeceres es una de esas personas que desde siempre ha querido tener una empresa. Desde sus inicios, cuando trabajaba en una empresa que se encargaba de los cobros con tarjetas de empresas, o incluso antes. De esas ganas de tener su propio negocio nace Besepa. La idea de esta startup del mundo financiero es muy clara: ayudar a los empresarios a llevar los cobros de las facturas de sus negocios. Él mismo nos lo explica.

Staff5: Háblanos un poco de qué es Besepa como startup, ¿es como… llevarle las cuentas a cada negocio?

Alberto Molpeceres: No no, no es llevarle las cuentas a un negocio, sino ayudarles a cobrar sus facturas. Que les cueste menos tiempo, esfuerzo y dinero, porque con nosotros tendrán menos errores. Y nosotros lo hacemos a través de la domiciliación bancaria.

S5: ¿Cómo funciona entonces Besepa?

AM: El cliente tiene un panel de control con una interfaz simplificada donde puede ver todos los cobros. Además recibirá un email donde se dirá que ya ha recibido el dinero. Básicamente, de forma resumida, funciona así. Para empresas un poco más grandes lo que ofrecemos es una API, un sistema que se integra con los nuestros de forma que todos los cobros se gestionan de forma automática.

El servicio se ofrece en la nube, no es una aplicación de escritorio ni de móvil. Lo puedes utilizar directamente en la web de la banca online de tu banco o hacer que tus aplicaciones colaboren con las nuestras. De hecho estamos integrados en algunos servicios estándar, por ejemplo, facturación, de forma que cuando completas una transacción se genera automáticamente las facturas. Y además si quieres estas facturas pueden ser enviadas directamente al cliente para que la guarde. Son una serie de servicios añadidos que permiten ahorrar tiempo y ser más productivo.

S5: ¿Y cómo entras en este mundo, de dónde sale Besepa?

AM: Pues [Gonzalo Valverde, el otro cofundador, y yo] entramos en este negocio porque trabajábamos en una entidad de pago y nos dedicábamos al cobro con tarjeta de las empresas, ya tuvieran un TPV virtual o físico. Les ayudábamos a trabajar de forma más sencilla ofreciéndoles un tipo de tecnología concreta. Es importante porque en el mundo de las tarjetas está muy separado lo que son los movimientos en cuenta con respecto a las operaciones que ingresas por el TPV, de forma que si recibes 300€ no sabes si viene de una venta, de dos movimientos de 150… y nosotros nos encargábamos de eso, de aclarar esa procedencia.

En un momento dado, a mediados de 2014, empezamos a pensar en implementar lo mismo pero para las domiciliaciones bancarias. Se basa en lo mismo: imagina que tienes un parking y tienes que cobrar a principios de mes los recibos de los usuarios. Ingresas, por poner, 1000 euros y resulta que al día siguiente te quitan 100 porque uno no tenía saldo en cuenta, al siguiente pierdes otros 100 porque otro se ha dado de baja… y a las empresas les cuesta mucho saber qué pasará. Si le añadimos el cambio normativo que ha habido, la inclusión del SEPA (que para los “mortales” quiere decir que usaremos el IBAN en vez del número de cuenta sin más), vemos que a las empresas a la hora de cobrar esto le ha supuesto un trauma por la adaptación.

En el mundo de las tarjetas está muy separado lo que son los movimientos en cuenta con respecto a las operaciones que ingresas por el TPV, de forma que si recibes 300€ no sabes si viene de una venta, de dos movimientos de 150… y ahí entrábamos nosotros

Entonces decidimos dar el salto y crear Besepa. En primer lugar porque había menos competencia en este mercado que en el de las tarjetas, y en segundo porque es más barato empezar por aquí. Cogimos pequeñas empresas a amigos, conocidos y demás para ayudarles y así hasta hoy. El mundo de las domiciliaciones está mucho peor tratado que el de las tarjetas, la única opción que tienes son las herramientas que te dan los bancos, que a lo mejor es un editor para generar ficheros. Como si te diesen el Word. Nosotros vamos mucho más allá. Ofrecemos un montón de validaciones para reducir errores y dar al cliente una comunicación mucho más sencilla.

En verdad nos dimos cuenta de que la cosa era complicada hasta para nosotros, que somos del sector, en cuanto a vocabulario y jerga. Así que si para nosotros era difícil pensamos que para una pequeña empresa que no tenía nada que ver con esto debía ser incomprensible. Por eso nos lanzamos a esta aventura. Ahí está el germen de todo esto.

S5: Claro, porque además una de las cosas que ofrecéis es darle al empresario toda la información que necesite en un “idioma” más claro y comprensible que el que emplean las entidades bancarias.

AM: Era fundamental usar un lenguaje más cercano. El banco de repente sale con “identificador de acreedor”, “deudor”, “referencia única del mandato”… nosotros le pedimos al cliente que nos diga a quién y cuánto tiene que cobrarle y ya nos encargamos nosotros del resto. Abstraer a las pequeñas empresas de todo lo que tenga que ver con los bancos es para ellos un alivio inmenso.

Nosotros le pedimos al cliente que nos diga a quién y cuánto tiene que cobrarle y ya nos encargamos nosotros del resto

Volviendo al ejemplo del parking, a principios de cada mes tiene que decirle al banco “a este cóbrale 100€, al otro otros 100€…”. Generar un fichero, mandarlo al banco, esperar que se ejecute, etc. Con nosotros es “Hasta que te digan lo contrario, cóbrale cada mes 100 euros”. No tiene que hace nada más. Cada vez que se renueve el mes mandamos el aviso de que se han cobrado las facturas y listo.

S5: ¿Y qué otros problemas, al margen de la jerga, encontrasteis?

AM: Pues que nadie ha explicado en condiciones el cambio de normativa a la SEPA. Así que otra de las cosas que hacemos en Besepa es detectar los errores lógicos que van apareciendo en las facturas y corregirlos. Porque cada vez que el banco detecta un error y tienes que volver a mandar un recibo, aplica un coste muy alto: entre 2 y 20 euros por cada uno. Si tienes una empresa que genera 20.000 facturas al mes pues haz cuentas…

S5: Pero hay varios países que están en la Unión y no en zona euro que han adoptado la normativa, ¿operáis también el cambio de divisas en el cobro de las facturas?
Zona del tratado SEPA
Países adscritos al tratado SEPA

AM: Aún no hemos entrado en el mercado de cambio de divisas. Afortunadamente los acuerdos con la normativa SEPA se hacen todos en euros. Sin embargo, sí que entra en nuestros planes de expansión pero de momento no lo trabajamos. Por esta normativa no importa donde hagas la transacción: ya sea en el Reino Unido, Suiza o Suecia las facturas tienen que ser en euros.

La idea que hay dentro del SEPA de partida es buena: quiere aunar cómo funcionan todos los bancos en Europa de forma que sea mucho más sencillo operar entre países. Dentro de la zona euro todos los países están obligados a trabajar así, pero otros como el Reino Unido, Dinamarca, Islandia o Noruega no iban a quedarse fuera de un mercado tan importante.

Más sobre Alberto Molpeceres
“Soy informático y toda la carrera me la pasé hablando con un amigo para montar una empresa. Al final la primera la monté en 2005: conocí a una gente que tenía una idea de negocio pero no conocimientos técnicos así unimos una nuestra a la suya y la idea era crear una tercera para comercializar el producto. A la semana de fundar yo mi empresa los socios de la otra discutieron y cerraron la suya, así que me quedé con una empresa y sin nada que hacer, pero con el gusanillo de seguir adelante. De ahí hice un MBA porque no tenía claro cómo continuar. Esa empresa siguió viva, aunque yo la dejé en 2013. De camino monté otra con mi mujer en 2007 de edición de proyectos que también sigue viva. Y Besepa es mi tercera”.

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta