La ciencia crea una segunda piel para reducir arrugas y ¿tratar enfermedades?

Olivo Laboratories está trabajando en un polímero invisible que será una segunda piel cuyo objetivo es reducir tanto las arrugas como la flacidez de la piel, pero la medicina ya aparece

0
14 views
Una segunda piel hecha de silicio
Una segunda piel que elimina arrugas

Parece un tratamiento antienvejecimiento más. Uno de tantos. Otro en el que se aplica una determinada sustancia sobre la piel y se espera a que actúe. No tiene nada que ver. Olivo Laboratories está trabajando en un polímero invisible que será una segunda piel cuyo objetivo no es otro que reducir tanto las arrugas como la flacidez de la piel, tal y como informa Business Insider. De momento su uso es únicamente cosmético, pero la medicina ya ha puesto de relieve las aplicaciones que puede tener esta segunda piel para tratar algunas enfermedades.

Tal y como explica, Robert Langer, profesor en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y uno de los fundadores de  Olivo Laboratories, esta segunda piel se aplica en forma de mascarilla todos los días llevando a cabo una especie de intervención cosmética temporal en la piel. El siguiente paso que ya hemos mencionado pasaría por aplicar medicamentos que serían absorbidos a través de la epidermis.

En la aplicación intervienen dos geles y a medida que se secan, se transforman en una película flexible que se adhiere a la epidermis real como una segunda piel. Después de unas horas, es difícil ver los límites porque el material está hecho a base de silicio y especialmente diseñado con un acabado mate para que no llame la atención. Esto es una ventaja frente a los parches convencionales, que pueden ser transparentes pero que son todavía visibles.

Una segunda piel contra el envejecimiento
De momento, su uso es cosmético

Puede ser el futuro de la medicina

A medida que los geles se secan para formar la piel artificial, podrían ocultar las arrugas y otros síntomas asociados al envejecimiento de la piel. Por ahora se ha demostrado que fue eficaz a la hora de eliminar las bolsas y alisar las arrugas que surgen bajo los ojos. En la actualidad, el principal objetivo de la investigación es cosmético. Es parte de una industria de cosméticos que genera más de 60.000 millones de dólares y que se nutre de un deseo histórico para los humanos: conservan su juventud.

Para uso médico, esta segunda piel puede tener muchas ventajas sobre los productos que actualmente ofrece el mercado: ofrece la posibilidad de cambiar sus propiedades (espesor, transpirabilidad o elasticidad dependiendo del efecto deseado) y se puede extender sobre una parte tan grande como se desee. En la actualidad, las personas que usan parches medicinales están limitadas por los tamaños disponibles en el mercado. En algunas enfermedades -como el eccema y la psoriasis- el área que necesita tratamiento puede abarcar la mayor parte del cuerpo. En este caso la aplicación de la piel artificial sería sencilla y podría llevar incorporado el fármaco, una opción de tratamiento mucho mejor que un enfoque actual.

No hay comentarios

Dejar respuesta