¿Cómo medir la felicidad de tus empleados? Con un chatbot

En cinco o diez años, el chatbot reemplazará a la interfaz en todas las aplicaciones principales de la compañía. Y es así cómo las empresas podrán medir la felicidad de sus trabajadores

0
20 views
Tomar mejores decisiones gracias al chatbot
Cómo medir la felicidad de un trabajador

Las empresas están situadas en un importante punto de inflexión en la forma de comunicarse con sus clientes y usuarios. Las previsiones apuntan a que en cinco o diez años, el chatbot reemplazará a la interfaz en todas las aplicaciones principales de la compañía. La oportunidad es enorme y Polly ha sabido aprovecharla para ayudar a los administradores a evaluar la felicidad de sus empleados.

Con sede en Seattle, Polly ha puesto en marcha un producto basado en los chatbots que se integra con la colaboración popular de la oficina y permite, a través de una encuesta, saber el estado de los trabajadores de una sola vez o de forma recurrente. Tal y como explica Geek Wire, el chatbot recoge automáticamente la información y los datos para hacer un seguimiento de las tendencias y proporcionar información a los jefes. Polly mide factores como la felicidad del equipo, la eficacia de las reuniones y el estado del producto.

Un chatbot para mejorar las decisiones

La puesta en marcha es sólo el último paso de una serie de empresas de tecnología que ven las plataformas de conversación como el futuro. No en vano Microsoft, Facebook y otros tantos están invirtiendo en la tecnología chatbot. El objetivo es crear una manera de cuantificar el sentimiento del empleado y que los administradores tengan acceso para que puedan utilizarlo y tomar mejores decisiones.

Por ello, Polly se define como un chatbot en el que los usuarios pueden entrar para reunir, conectar y analizar los datos de los empleados dentro de su equipo. Y es que hay un cambio masivo en el comportamiento de los trabajadores: están pasando más y más tiempo en las aplicaciones de chat como Slack. Atendiendo a esto, era lo único que tenía sentido a la hora de construir nuevas aplicaciones empresariales. Las mismas que marcarán el ritmo de las compañías dentro de unos años.

No hay comentarios

Dejar respuesta