Caída y ascenso del bitcoin, la moneda de internet

La divisa virtual, completamente desregularizada y que no depende de ningún banco ni país, recupera la mitad de su máximo valor

0
50 views
Bitcoin Moneda Virtual

Hablar del bitcoin es ya hacerlo de la historia de los pagos en internet. Casi tan célebre como el PayPal de Elon Musk, esta moneda está totalmente descentralizada por lo que lleva a su máxima expresión el “no poner vallas al campo” de toda la Red de redes.

Hoy, esta moneda virtual ha recuperado aproximadamente la mitad del valor que tuvo en su momento más álgido y se ha colocado en los 703 dólares por unidad, una cantidad pequeña si la comparamos a los 1.147$ que costaba a finales de 2013, máximo histórico del bitcoin. Desde entonces, la caída fue constante hasta mayo de 2016, que se colocó por debajo de los 450$.

Hay que tener en cuenta de todas formas que el mercado del bitcoin es extremadamente frágil y que, por ejemplo, el valor de los 400.000 que se han movido en las últimas 24 horas supera los 277 millones de dólares de valor. La mayor parte de esta cantidad de movimientos viene de China, donde además se utiliza para especular a lo grande gracias a que no hay una regulación vigente sobre la divisa.

La minería del bitcoin

Aunque lo extraordinario del bitcoin es un proceso automático llamado halving que entrará en funcionamiento en los próximos días para seguir fomentando el uso de la moneda: cada vez que se confirme un bloque de operaciones se ofrecerá una pequeña recompensa en forma de bitcoins recién creados. Esto ya se hizo cuando nació la moneda y ocurre cada cuatro años y se recorta a la mitad en cada proceso: este año tocarán 12’5 bitcoins.

¿Qué pasará entonces cuando llegue este nuevo proceso? En noviembre de 2012 esta moneda todavía no estaba muy extendida y era más de uso de aficionados, pero ahora hay grandes empresas detrás de ella usándola continuamente y por eso su valor se ha multiplicado. ¿Puede ser el momento de pillar un buen pellizco invirtiendo en bitcoins o el riesgo a la ruina nos impedirá intentarlo siquiera?

No hay comentarios

Dejar respuesta