Brave: el navegador con adblocker vuelve a la carga

La seguridad es también clave en este navegador: toda página mostrada por Brave está encriptada en protocolo HTTPS, mucho más seguro que el habitual HTTP

0
33 views
El sistema de burbujas que tanto desconcertó a los usuarios de Brave de antaño ha desaparecido en beneficio de uno más lógico y común de pestañas

Su primer intento fue fallido, pero ahora ruge con fuerza de nuevo. Brave, un navegador creado por uno de los padres del archiconocido Firefox, hace su regreso (¿triunfal?) a nuestras vidas con su principal característica por bandera.

Para no desviarse de su amor animal, el logotipo de Brave es un león. Naranja, para más inri. Parece ser el fetiche de Brendan Eich, que lanza su nueva creación directamente a Android.

Poco tiene que ver esta versión con la anterior. El sistema de burbujas que tanto desconcertó a los usuarios antaño ha desaparecido en beneficio de uno más lógico y común de pestañas. Eich no tuvo en cuenta una de las premisas básicas: conocer lo que quiere el cliente. Y lo que quería un usuario de Brave era navegar sin publicidad y con seguridad.

Tres características fundamentales para Brave:: rapidez, seguridad y bloqueo de anuncios

La seguridad es justamente la clave en este navegador. Toda página mostrada por Brave está encriptada en protocolo HTTPS, mucho más seguro que el habitual HTTP. También cuenta con seguridad por reconocimiento de huella dactilar y protección contra phising, un filtro de malware y bloqueador de scripts y cookies.

¿De dónde saca Brave dinero para las webs?

El hecho de bloquear la publicidad trae el problema de que justo es el sistema de financiación de muchas páginas. En este caso, Brave propone un sistema de micropagos dirigidos directamente a las páginas que los usuarios quieran pagar. Para ello están probando en una versión beta una utilidad incorporada al propio navegador. De momento solo está disponible en la versión de escritorio del mismo.

Por su parte, el propio navegador cuenta con una inversión de 7 millones de dólares, incluyendo los 4’5 que consiguió en su primera ronda de financiación en agosto de este año.

Sin embargo, el propio Eich comentó que es posible que permitan cierto tipo de publicidad. Eso sí, siempre bajo sus estándares y de forma que no afecten al rendimiento del navegador.

Los enemigos de Brave no son pocos (más de una docena excluyendo la competencia natural). Y son poderosos. El New York Times, el USA Today o el Wall Street Journal (junto con sus respectivos grupos completos de comunicación) ya han echado a los leones, nunca mejor dicho, las ideas de Eich tachándolas de “descaradamente ilegales”.

De momento, lo que sabemos es que muy rápido: he aquí las comparativas de velocidad contra Safari (probado en un iPhone)…

…y contra Firefox:

De momento no van a retirar la versión anterior, que cuenta con unas 800.000 descargas en la Play Store. La nueva versión (Brave Browser: Fast AdBlock) ya supera las 5.000. ¿Cambiarás tu viejo navegador por este?

Related Posts

No hay comentarios

Dejar respuesta