El blockchain o la salvación de la industria musical

Con semejante conflicto de intereses parece imposible encontrar un modelo de negocio que funcione en la industria musical y que satisfaga a todas las partes. Pero, después de años de sufrimiento y odio desmedido, puede haber aparecido un camino a seguir

0
43 views
La música es un mundo a menudo turbio y mal remunerado. Esto puede acabar gracias a la tecnología del blockchain, usado por ejemplo por Bitcoin

Desde el lanzamiento de Napster en 1999 la industria musical ha estado moviéndose de forma muy turbulenta. Problemas de transparencia y piratería la agitan constantemente. Y siempre hay problemas con la distribución justa de los beneficios. Esto puede acabar gracias al blockchain.

Que los sellos discográficos odian las plataformas de música en streaming es un hecho. Los servicios de streaming, a su vez, odian los servicios de compartición de archivos. Y los artistas y creadores de contenidos odian virtualmente a todos por hacer grandes sumas a costa de sus esfuerzos.

Con semejante conflicto de intereses parece imposible encontrar un modelo de negocio que funcione en la industria musical y que satisfaga a todas las partes. Pero, después de años de sufrimiento y odio desmedido, puede haber aparecido un camino a seguir.

Nos referimos al llamado blockchain, una tecnología impulsada por el propio bitcoin.

¿Qué es el blockchain? Es, por simplificar, una especie de registro financiero público que registra absolutamente todas las transacciones que se realizan entre nodos y redes. Y no hace falta una autoridad central: todo es público para todo el mundo.

Todas las industrias están mirando con atención a esta tecnología, y ahora parece que puede dar un buen espaldarazo a la industria musical.

¿De qué forma puede ayudar el blockchain?

Gracias al blockchain podríamos transformar la publicación, monetización y relación de los artistas con sus fans.

Vamos por partes.

Primero, la música se publicará en el “registro financiero” con un ID único y un sello temporal inalterable. Esto resuelve el problema de las descargas, copias y modificaciones al libre albedrío delos usuarios.

Cada copia lleva los metadatos con la información del propietario y la información de sus derechos de una forma transparente e inmutable. Esto asegura que la gente que tenga que pagar por un contenido lo haga.

Blockchain como herramienta para mejorar industria musical

Segundo, la infraestructura se organiza en contratos inteligentes, unos programas que pueden ser ejecutados en el propio blockchain junto con el pago. Esto es imposible con las plataformas de pago actuales, pero no con Bitcoin o Ethereum, que permiten los micropagos sin costes de transferencia.

Esto puede traer a la luz todo un mundo de nuevos servicios de música bajo demanda. Los usuarios podrán escoger la grabación que quieran y pagar inmediatamente a los inversores.

Por último, esto creará una relación mucho más estrecha entre creadores y consumidores. Los primeros no tendrán que recurrir a plataformas de pago o incluso brokers financieros (que se quedan con una buena tajada de los beneficios) y recibirán directamente su compensación cada vez que una de sus canciones se reproduzca. Lo que será también un buen impulso para los productores amateur que aún no tienen el respaldo de un sello discográfico.

¿Será entonces el blockchain la solución a todos los grandes problemas de la música? Seguramente no exista la solución perfecta, pero con ella al menos se crearán más oportunidades de las que se destruyen.

No hay comentarios

Dejar respuesta