Blincam, la cámara que todo lo ve

Una empresa japonesa crea un pequeño wearable que se engancha a las gafas del usuario y que permite hacer fotos de lo que se ve con el mínimo esfuerzo: la cámara se activa con tan solo un parpadeo

0
24 views
Blincam

El nombre es la clave: Blincam. Uniendo las palabras inglesas blink –parpadeo– y camera obtenemos esta combinación que promete ser una revolución en el mundo de los wearables. La Blincam se conecta a las gafas y detecta automáticamente un parpadeo, o más concretamente un guiño (algo más fuerte que un parpadeo normal) y así la cámara capturará la imagen. Sin apretar un botón ni usar las manos.

La cámara puede conectarse con el smartphone para poder editarlas y compartirlas rápidamente. Blincam incluye una ranura para tarjetas microSD, bluetooth, un puerto microUSB para conectarlo al ordenador, un pequeño sensor GPS y una cámara de 1200 mpix.

¿Cómo funciona Blincam?

Su funcionamiento es sencillo: en el lado interior, el que va unido a la patilla de la gafa, el Blincam dispone de un sensor de movimiento diseñado para captar el del ojo. En el momento en el que percibe el guiño del usuario, la captura se realiza.

El sensor es lo bastante potente como para distinguir un guiño intencionado del ojo, por lo que no hay que preocuparse de hacer una fotografía cada vez que parpadeamos de forma natural.

Según la propia compañía diseñadora del modelo, es el aparato perfecto para llevar de viaje: es cómodo, no implica tener que cargar con una cámara, entra en cualquier avión sin problemas y te permite disfrutar del viaje y almacenar los recuerdos con solo mirarlos y guiñarles un ojo. Una revolución incluso para el mundo profesional, en el que la captura inmediata de lo que se ve sin alteraciones y sin equipos aparatosos puede marcar el inicio de una nueva era.

El origen de la idea

La idea surge del fundador de la compañía, Shota Takase, que empezó a hacer millares de fotos a su bebé cuando fue padre. A medida que el uso de su smartphone para esto empezó a notar una pequeña frustración por no poder capturar los pequeños microgestos que más tiernos le resultaban de su hija, principalmente porque en lo que se tarda en sacar el móvil, cargar la cámara y enfocar el momento había pasado. Por esta razón, Takase puso en funcionamiento este proyecto que ha desembocado en un invento que puede darle la vuelta al mundo de la fotografía.

No hay comentarios

Dejar respuesta